México. “¡Que se vayan al carajo los ambiciosos vulgares!”, vociferó el presidente López Obrador en agosto pasado al referirse a los pleitos internos en Morena; en particular entre los legisladores.

Sin embargo, todo parece indicar que la voz del mandatario no ha sido escuchada. Y es que, de acuerdo con declaraciones de la presidenta del partido, Yeidckol Polevnsky; en Morena siguen existiendo “ambiciosos vulgares”.

TE PUEDE INTERESAR: Yeidckol pone de ejemplo a Cuba para trabajar por los niños de México

En entrevista con el diario La Razón, Polevnsky aseguró que quienes buscan la dirigencia de Morena en realidad “están muy interesados en el dinero del partido”.

Al referirse al caso de Bertha Luján, Yeidckol afirmó que su contrincante está en contra de que Morena renuncie al 75 por ciento de sus prerrogativas para entregárselas al presidente López Obrador:

“Es muy penoso que un partido como Morena tenga militantes, principalmente a la presidenta del Consejo, yendo en contra de que se le entreguen al Presidente para que se vaya a salud o a donde más haga falta”, indicó la morenista.

¿El burro hablando de orejas?

Lo curioso es que al señalar las ambiciones de sus contrincantes, Polevnsky no pudo ocultar las propias.

Y es que la dirigente de Morena también dijo que no convocará a sesión del Congreso Nacional para el 26 de enero con el fin de que se someta a votación su permanencia en el cargo.

Desde noviembre del año pasado, Morena estaba obligado a renovar su dirigencia. Sin embargo, Polevnsky se aferra al puesto; además de que las peleas internas por el control del padrón de militantes impidieron que se celebrará la elección.

Lo cierto es que si señala a Luján por sus ambiciones, Polevnsky no se queda atrás con su pretensión de aferrarse a la presidencia de Morena.

EUSM

Te puede interesar:  IMER, ¡en el vórtice de la extinción¡ Debido a AMLO