México.- Parece que Andrés Manuel López Obrador no confía mucho en la estrategia de abrazos y no balazos contra la inseguridad. Ya que su visita a Badiraguato, tierra natal de «El Chapo» Guzmán, fue resguardada por el ejército.

-Publicidad-

El ejercito desplegó un dispositivo de seguridad en torno al cuartel de Badiraguato, Sinaloa en donde Andrés Manuel López Obrador estuvo para supervisar los avances de la construcción de la carretera que va de Guadalupe al municipio de Calvo y Chihuahua.

Cinco camionetas artilladas de la Secretaría de la Defensa realizan recorridos intermitentes, mientras que la policía municipal de mantiene agilizando el tránsito. El ingreso al cuartel está delimitado por vallas metálicas y brigadas de servidores de la nación.