El escalofriante crimen de la joven regiomontana, Debanhi Escobar, hoy es emblema del desprecio de los tres órdenes de gobierno y del propio Estado mexicano por la seguridad, el bienestar y la vida de las mujeres en México.

A nadie, en la llamada Cuarta Transformación, le importan las mujeres; desde el propio López Obrador, pasando por sus secretarias y secretarios de Estado, por las y los dirigentes de su partido, las y los senadores y diputados y las ministras y ministros de La Corte… a todos les vale madre.

-Publicidad-

Y es que la prioridad para toda la clase política en el poder es la obediencia ciega al sátrapa de Palacio; lo importante es el saqueo de las arcas públicas desde el propio Estado y, sobre todo, la impunidad no sólo a los saqueadores sino a los criminales y a los matarifes.

Y si al presidente y a todo el aparato federal nada les importa la seguridad, el bienestar y la vida de las mujeres de todo el país, imaginen el “valemadrismo” en los municipios y los estados gobernados por Morena.

Y ese es el caso del gobierno de Nuevo León, en donde mal gobierna un inútil e ignorante extremo como Samuel García; un mequetrefe que si bien llegó al poder por las siglas de Movimiento Ciudadano, en realidad siempre fue un alfil de López Obrador. 

Curiosamente la ola de mujeres desaparecidas y muertas en Nuevo León se desató a la llegada de Samuel García al gobierno estatal, un político improvisado y surgido de las llamadas “redes sociales”, que nada sabía de política y cuyos antecedentes familiares lo vinculan directamente con las bandas del crimen organizado.

Y la mejor prueba de que con Samuel García llegaron al poder en Nuevo León los matarifes y secuestradores de mujeres, es que en las dos semanas que duró la búsqueda de Debanhi Escobar, los grupos de búsqueda localizaron los cuerpos de 5 niñas menores de edad y una mayor de 18 años, todas reportadas como desaparecidas y nunca antes localizadas por las autoridades municipales y estatales.

Es decir, que en un mensaje que confirma una realidad escalofriante en Nuevo León, resulta que buscaban una mujer desaparecida y los grupos de voluntarios localizaron seis cuerpos de jóvenes recientemente reportadas como extraviadas y que a nadie le había importado buscar.

¿Cuántas jóvenes más, en Nuevo León se encuentran hoy desaparecidas, y a nadie le importa localizarlas?

Otro foco rojo es que el reportero de redes sociales que siguió el caso Debanhi y lo llevó a tendencia, debió huir de Nuevo León a Estados Unidos, ya que recibió amenazas de muerte, al tiempo que el gobierno estatal y el inútil gobernador, Samuel García, no aparecieron sino hasta dos semanas después de que se reportó como extraviada la joven Debanhi.

¿Quién y por qué las amenazas al periodista de redes, que hizo viral el caso? ¿Qué están escondiendo? ¿Quién intenta ocultar a los verdaderos responsables del caso?.

Y aquí es donde aparece lo que puede ser la punta de la madeja.

Como saben, Debanhi Escobar desapareció la madrugada del 9 de abril en el Municipio de Escobedo, Nuevo León, luego de salir de una fiesta.

Había pedido un taxi de aplicación digital pero lo abandonó de inmediato, luego que fue atacada por el conductor.

Intentó pedir ayuda en la caseta de una empresa cercana al lugar donde abandonó el taxi, pero el guardia no estaba en su lugar.

Esa fue la última ocasión que se le vio con vida.

Días después, su cuerpo fue encontrado sin vida al interior de la cisterna del Motel Nueva Castilla, un lugar que ya había sido revisado por la Fiscalía Estatal y cuyos investigadores no encontraron nada en revisiones previas.

El reporte oficial revela que la joven murió a causa de un golpe en la cabeza y que ya había muerto cuando fue arrojada a la cisterna.

Desde el momento de la desaparición, hasta el día que fue localizado el cuerpo, el gobernador Samuel García nunca dio la cara y tampoco se mostró preocupado, al tiempo que el presidente López Obrador sólo le dedicó al caso 50 segundos y dijo que no era grave lo que estaba ocurriendo en Nuevo León, con las mujeres desaparecidas.

A su vez, el alcalde del municipio de Escobedo, Andrés Mijares, de Morena, no había dado la cara hasta el pasado sábado 23 de abril. 

De ese tamaño la irresponsabilidad oficial en los tres órdenes de gobierno.       

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: MAFIAN TV, QUIEN DOCUMENTÓ CASO DE DEBANHI, HUYE DE MÉXICO POR AMENAZAS (VIDEO)

  Pero la joya de la corona es que el Motel Nueva Castilla –en donde fue localizado el cuerpo sin vida de Debanhi, es propiedad de la familia de la ex alcaldesa de Escobedo, Clara Luz Flores, ex candidata de Morena al gobierno de Nuevo León y quien fue derrotada por una imagen en la que aparece con el depredador sexual Keith Raniere líder de la secta NXIVM, cuya actividad principal era la trata de menores.

Curiosamente, Clara Luis Flores era la candidata de López Obrador, quien nunca respondió a los cuestionamientos de los nexos de amiga del presidente con el depredador sexual condenado a 120 años de prisión por la explotación de mujeres en la secta que encabezaba.

¿De qué tamaño es la complicidad federal, estatal y municipal en el crimen de la joven Debanhi?

¿Qué ocultan el presidente López Obrador, el gobernador Samuel García, el alcalde de Escobedo Andrés Mijares y la ex candidata de Morena al gobierno de Nuevo León, Clara Luz Flores?

Sí, estamos ante un claro caso de complicidad oficial, de los tres órdenes de gobierno.

Y sí, sigan votando por Morena y las Debanhi no pararán.

Se los dije.