Estados Unidos.- Durante las últimas horas se ha difundido la noticia del homicidio de 19 niños de entre 7 y 10 años en Estados Unidos. Sin embargo, se dio a conocer que el responsable de la masacre en Texas era víctima de bullying y con una madre adicta.

El joven de 18 años de edad, Salvador Ramos, nunca vivió en un hogar estable y con una familia amorosa. Pese a que no se han dado los motivos por los que llevó a cabo los hechos, muchos lo atribuyen al maltrato.

-Publicidad-

De acuerdo con una entrevista que realizó The Washington Post, varios de sus amigos hablaron sobre la vida de Ramos.

En palabras de quien acudió junto a él a la escuela primaria, el joven era fan de videojuegos como Fortnite y Call of Duty, sin embargo, de repente comenzó a cambiar.

Y es que en diversas ocasiones pudo ver a Salvador con varios cortes en la cara que «se había hecho por diversión».

TENÍA COMPAÑEROS AGRESORES

Asimismo, su excompañero de clase detalló que en la escuela incluso mostró problemas de tartamudez y seseo. Motivos por los que fue el blanco perfecto para ser una de las miles de víctimas de acoso.

«Lo acosaban mucho. Era el niño más agradable, más tímido«, comentó su amigo.

Aunado a ello, Salvador Ramos en una ocasión publicó en sus redes sociales una fotografía suya mientras usaba delineador negro. Lo que llevó a sus «compañeros» a burlarse de él y llamarlo de forma despectiva tachándolo de ser gay.

Debido al alto grado de violencia que ejercían en su contra, el joven tuvo que abandonar la escuela de Uvalde. Al mismo tiempo, el chico comenzó a vestir siempre de negro y a dejarse el cabello largo que cubría su rostro.

Incluso, agrega su examigo, alrededor de hace un año fue cuando Salvador comenzó a mostrar su fascinación por las armas de fuego. Pues publicó que en su lista de deseos estaban dos rifles automáticos.

TE PUEDE INTERESAR: TIRADOR DE TEXAS PRESUMÍA ARMAS EN REDES SOCIALES, ESTA ES SU ÚLTIMA CONVERSACIÓN

Esta fue una llamada de atención que nadie quiso ver, pues tan solo dos días antes de la masacre volvió a mostrar que había cumplido sus objetivos. Por motivo de su cumpleaños adquirió dos rifles, uno de ellos hallado en la escena del crimen.

UNA MADRE POCO AMOROSA

Por otro lado, otra de sus compañeras de secundaria, aseguró que en su cuenta de Instagram publicaba videos donde mostraba la relación con su madre. Dicho material dejaba en claro que no había una relación sana y él siempre agredía a la mujer.

Uno de sus vecinos, a su vez, relató que en varias ocasiones trató de acercarse a Salvador para fungir como una figura paterna. Pues él sabía que su mamá consumía drogas y no cuidaba del menor en lo más mínimo.