México.-Desde el mes pasado, vecinos de la colonia Condesa, en la alcaldía Cuauhtémoc, han denunciado en redes sociales que el inmueble Plaza Condesa, clasificado oficialmente en riesgo de colapso, funciona como bar clandestino y ante el abandono, ha sido utilizado como centro de operación de grupos delictivos.

Nuevamente usuarios de redes sociales, difundieron fotografías y videos que demuestran el grave deterioro del foro al interior; paredes con profundas grietas, marcos de puertas y ventanas totalmente destruidas y las vigas de acero que sostienen pisos superiores, están separadas o sin soldar.

-Publicidad-

Además, las imágenes evidencian cómo grupos de personas entran y salen, incluso se logra identificar a empleados, que de forma recurrente surten el lugar con cajas de cerveza y bolsas de hielo.

Por las imágenes de los videos, la dinámica parece ser la misma que en bares de la zona. Se aprecia cómo la gente al entrar es detenida por cadeneros, pero entran y salen en grupos sin mayor complicación. El mayor movimiento se reporta alrededor de un establecimiento de color rojo.

La nueva evidencia que ha hecho pública la ciudadanía, revela el estado del edificio al interior, que demuestra aún más el deterioro y abandono del complejo conformado por tres áreas: la habitacional, las áreas comerciales y el foro, todas con evidentes daños.

El edificio también tiene niveles de inclinación superiores a los establecidos por el Reglamento de las Construcciones de la Ciudad de México, daños en cimientos y columnas estructurales.

Plaza Condesa: amenaza grave para condominios familiares.

Otra parte que colinda con el Plaza Condesa, es un conjunto de condominios que sería la zona más amenazada en caso de colapso, y representa un grave riesgo para las personas y las estructuras a su alrededor por su inclinación evidente.

El Plaza Condesa fue clausurado el pasado mes de mayo de este año, aunque el dictamen elaborado por el Instituto para la Seguridad de las Construcciones de la Ciudad de México (ISC) advierte del peligro de colapso desde 2018.

El inmueble es uno de los más de 100 que aún permanecen en pie en la Ciudad de México, que quedaron severamente dañados después del terremoto de 2017, sin embargo, este edificio, ubicado en una de las zonas más transitadas y de vida nocturna en el corredor Roma-Condesa, no ha cesado su actividad, ahora de forma clandestina.