Los eventos de envergaduras insospechadas tienen en jaque al gobierno de la República y en duda las políticas de seguridad. Existen más preguntas que sinceras respuestas. ¿El Sr. presidente Andrés Manuel López Obrador, estará al tanto de lo que realmente acontece?  Como bien reza un refrán popular: “En tierra de ciegos el tuerto es el rey”.  

El que justifica no da resultados. México vive la peor crisis en materia de seguridad por el crecimiento de la violencia criminal. En los últimos meses se elevó de forma alarmante así lo demuestran los indicativos de homicidios en manos del crimen organizado mientras que los delitos de alto impacto proliferan sin control. 

Que Dios bendiga la administración de López Obrador porque sólo con un poder supremo obtendrá resultados sin confrontaciones, a diario se aleja del milagro para lograr la pacificación del país y se acerca a la deshonra mundial. Basta con recordar la perversa escalada de incidentes que sucedieron durante una semana en territorio nacional: 

1.- La muerte de 13 policías emboscados en Aguililla, Michoacán. Es la representación inequívoca que nadie asume el costo político. En ningún país es tolerable la muerte de policías y militares sin que exista repudio social y una contestación contundente por parte del Estado. Las secuelas de sangre hacia las instituciones generan: pérdida de la moral, miedo y deserción laboral. 

2.- En Tepochica, Guerrero, 14 presuntos sicarios abatidos y un militar muerto. ¿Es un acto heroico o una acción extrajudicial? Quizá ambas. Las imágenes de los cuerpos de ataque que se difundieron en los medios de comunicación exponen posibles deficiencias operativas.

3.- En Culiacán, la detención-liberación de Ovidio Guzmán López, líder del Cártel de Sinaloa concluyó con la fatídica semana. ¿En qué lugar del mundo un jefe de la mafia se deja en libertad y decenas de reos se fugan del penal? ¿Las reglas cambiaron? ¿Quién se beneficia con las líneas de acción en contra de la delincuencia organizada?

En este último hecho Alfonso Durazo Montaño, Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, en rueda de prensa manifestó: “con el propósito de salvaguardar el bien superior de la integridad y tranquilidad de la sociedad culiacanense…” (En un México donde no pasa nada) ¿Las intimidaciones se convierten en un mecanismo para que los delincuentes sean puestos en libertad después de su detención? Entonces ¿La incapacidad de la autoridad de hacer valer la ley convierte a los ciudadanos en rehenes? Sería interesante saber, ¿se realizó un repliegue táctico o existió el temor de encontrarse rebasada la autoridad? ¿Que nos hace pensar que ante una detención en otras entidades, la ciudanía exija la liberación de un generador de violencia en aras de mantener la paz? 

Llama la atención que los medios difundan la idea de una “operación fracasada”. Las fotografías muestran a un presunto líder del cartel asegurado. Esto significa que se realizó un trabajo de inteligencia e investigación de campo así como explotación de la información de forma exitosa. ¿La extracción se complicó? “Donde gobierna capitán, no manda marinero”.      

Cada día es más difícil sostener las falsedades y pretextos del gabinete de seguridad a través de un desgastado discurso político. Es el momento de realizar una llamada de auxilio para que el Estado mexicano enfrente a los criminales por medio de instituciones con visión, liderazgo, inversión de recursos, mejores condiciones de remuneración y garantías de seguridad social. Después de todo es probable que exista un cobro de factura ante la extinción de la Policía Federal que siempre enfrentó escenarios similares. 

Ya no engañen al presidente. Ojalá que el gabinete de seguridad haga a un lado aspectos como la improvisación y la inexperiencia y genere acciones contundentes con la planeación integral que demanda la sociedad mexicana. Sin embargo, si continúa empecinado con estrategias sin pies ni cabeza necesitará un batallón de arcángeles y todo el séquito celestial. Oremos por la muerte de los ciudadanos, policías y militares caídos. Hasta el próximo martes.

Facebook: Escritor Gonzalo Romero

Email: [email protected]

Las opiniones y datos contenidos en este documento son de la exclusiva responsabilidad del autor y no representan el punto de vista partidista, congregación o institución.

Te puede interesar:  “¡Fuera Rutilio!”, exige CNTE a AMLO en Chiapas