La “4-T” pretende engañar con el incremento al presupuesto del sector salud, pues si bien se contempla un aumento del 14.6 por ciento, más de la mitad de esos 131 mil millones de pesos adicionales serán para pagar pensiones, no para mejorar la atención médica.

Además, dentro del Presupuesto de Egresos de la Federación 2022 se contempla destinar 26 mil 501 millones de pesos adicionales para compra de medicamento, pero la mayor parte de ese dinero en realidad se usará para comprar vacunas, por lo que la compra de medicamento para padecimientos concretos seguirá rezagada.

-Publicidad-

El proyecto de PEF-2022  contempla destinar al sector salud 824 mil 181 millones de pesos, lo cual, presumen los voceros de la “4-T”, es equivalente al 2.9 por ciento del PIB.

Lo que no dicen es que este porcentaje aún está muy por debajo del 8.8 por ciento que en promedio invierten en salud los países pertenecientes a la OCDE.

El presupuesto global aumentará pero la atención a la población se mantendrá en segundo término. Los recursos específicos para cumplir los  Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en el rubro “Salud y Bienestar” disminuirán como porcentaje del gasto total, al pasar de 64.3 por ciento en 2021 a 60.1 por ciento el próximo año.

De igual forma, seis de los 21 programas presupuestarios vinculados con el ODS sufrirán recortes por mil 662 millones de pesos.

Conclusión: el próximo año tampoco se alcanzará la meta del presidente Andrés Manuel López Obrador de tener un sistema de salud parecido al de Dinamarca.

JC