Luego de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció, el pasado 31 de mayo, que interpondrá aranceles del 5 por ciento en todos los productos importados de México a partir de 10 de junio, dicha medida sería progresiva hasta llegar al 25 por ciento, en caso de que el gobierno mexicano no contenga el flujo de miles de migrantes que atraviesan la República Mexicana con el propósito de cruzar hacia Estados Unidos.

-Publicidad-

Ante esta decisión, el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, señaló que entablaría negociaciones con representantes del gobierno estadounidense, con el propósito de llegar a un acuerdo sobre el tema migratorio y la disputa por el alza de aranceles.

Este martes 4 de junio, Ebrard se sintió optimista y dijo “hay un 80 por ciento de posibilidades» de lograr acuerdo con el gobierno estadounidense y explicó que «ya México está haciendo un esfuerzo muy grande» en materia migratoria.

Aunque, antes del primer encuentro, Peter Navarro, asesor comercial de Donald Trump, dijo que los aranceles «podrían no entrar en vigor del todo» si México accedía a hacer algunas concesiones durante las negociaciones.

Señaló que México tendría que acabar con los solicitantes de asilo, fortalecer medidas en la frontera sur con los países centroamericanos y abordar la corrupción gubernamental en los puestos de control de inmigración mexicanos.

Ya en el primer día de negociaciones, el canciller Marcelo Ebrard informó que tras su reunión con el secretario de Estado, Mike Pompeo, no se logró acuerdo alguno, pero auguraba que para este jueves 6 de junio se tuviera un buen resultado.

“Tuvimos una reunión cordial, cada quien defendió sus puntos de vista y al final quedamos, no era de esperarse que en una reunión de dos horas acordáramos algo” dijo en conferencia de prensa.

El secretario de Relaciones Exteriores reconoció la dificultad que implicaba alcanzar un acuerdo en una sola reunión, aunque hay que recordar que el mismo se mostró optimista unos días antes, asegurando que se lograría algo en las negociaciones.

Por su parte, el mandatario estadounidense, Donald Trump, informó, a través de su cuenta de Twitter, que aunque hubo un progreso por ambas partes, este no es suficiente.

“Las discusiones de inmigración en la casa blanca con representantes de México han terminado para el día. El progreso se está haciendo, pero no casi suficiente! Los arrestos fronterizos de mayo son de 133 dólares a causa de México y los demócratas en el Congreso negándose a ceder en la reforma migratoria.Las conversaciones con México se reanudará mañana con el entendimiento de que, si no se llega a un acuerdo, los aranceles en el nivel 5A comenzarán el lunes, con aumentos mensuales según la programación. ¡ Cuanto más altas sean las tarifas, mayor será el número de empresas que se trasladarán de vuelta a los Estados Unidos!”, se lee en el mensaje que compartió.

Al finalizar el segundo día de negociaciones, se esperaba que Marcelo Ebrard diera buenas noticias al pueblo mexicano; sin embargo, señaló que no se llegó a un acuerdo y que será hasta este viernes que se concrete uno, aunque se mostró una vez más optimista ante la situación.

Pese a no llegar a un acuerdo, México ya empezó a ceder ante el gobierno estadounidense, ya que Ebrard anunció el despliegue de 6 mil elementos de la Guardia Nacional en la frontera sur para frenar el despliegue de más caravanas migrantes.

Por su parte, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, indicó que el plan para imponer aranceles a todos los productos mexicanos sigue en pie y el único que tiene la última palabra es el presidente Donald Trump.

Asimismo, la vocera de la Casa Blanca, Sarah Sanders, enfatizó que en Washington se mantienen firmes en su postura de imponer aranceles a partir del próximo 10 de junio.

Te puede interesar:  ”¡La película sobre la 4T ya está hecha! Se llama ‘La Ley de Herodes’”: Felipe Calderón

Ante todo esto, México es el único que está cediendo; sin embargo, no se ha llegado a un acuerdo y todo parece indicar que el próximo lunes empezará la imposición del 5 por ciento de aranceles a los productos mexicanos.