La marrullería política del Presidente de EEUU, Donald Trump, hace perfecta mancuerna con el entreguismo de Andrés Manuel López Obrador y con el irracionalismo de los peje-zombies.

-Publicidad-

Trump lo hizo de nuevo: se montó en el lomo de López Obrador para sacarle provecho, ahora con respecto al tema del petróleo.

Hace varios meses vimos cómo el magnate presionó con eficacia al gobierno de López Obrador, para que México se convirtiera en el “Muro de Trump”: nuestro territorio nacional, no sólo la frontera norte, se transformó en una barrera destinada a contener a los migrantes indeseables para EEUU, con especial dedicatoria para los migrantes centroamericanos.

Obvio, buena parte de los elementos de la cuestionada Guardia Nacional ha hecho el papel de Border Patrol morenita.

López Obrador quedó entonces como un vulgar vende-patrias: se puso de tapete ante Donald Trump a objeto de concretar el T-MEC y de no ser castigado con oprobiosos aranceles.

Por supuesto que la “chairiza” festejo el oprobio y hasta lo consideraron un “acto de defensa de la soberanía nacional”. ¡Caray, el mundo al revés!

Y ahora acaba de pasar lo mismo con respecto al petróleo.

Todos presenciamos la incapacidad de Rocío Nahle, la Secretaría de Energía de la 4T, para llevar a cabo negociaciones de altos vuelos dentro del complicado mundo del petróleo. Desesperada por no saber qué hacer tras nueve horas de conversaciones, esto el pasado jueves 09 de abril, Nahle se levantó de la mesa de negociación esperando línea de su patrón o inspiración del Espíritu Santo.

La OPEP+ le solicitaba a México, inicialmente, un recorte de 400 mil barriles diarios en su producción de crudo.

Finalmente, y tras el ridículo internacional de Rocío Nahle, México se sumó al acuerdo anunciado el pasado domingo 12 de abril por la OPEP+; acuerdo consistente en un recorte de la producción mundial de crudo de 9.7 millones de barriles diarios, a objeto de subir el precio del mismo.

Por cierto, se trata de un acuerdo oligopólico. Lo digo por aquellos que no entienden la diferencia entre mercado cautivo (monopolio-oligopolio) y mercado libre.

Pero México no aceptó la cantidad de la propuesta inicial, la de 400 mil barriles diarios: quedó sólo en 100 mil, porque Donald Trump se comprometió a absorber los 300 mil restantes. Éste fue el compromiso pactado entre López Obrador y Trump a través de una “llamada de urgencia”.

La estocada estratégica de Trump fue aderezada por un cumplido envenenado: “El presidente de México, López Obrador, tuvo mucha flexibilidad y una tremenda inteligencia en qué hacer. Muchas gracias a México. Fue un gran trato”, dijo Trump el lunes 13, en conferencia de prensa.

En las actuales circunstancias, al subir el precio del petróleo subirá el precio de la gasolina. Y hay que recordar que México importa alrededor del 70% de la gasolina que consume, y el 90% de la gasolina importada nos llega de EEUU. Trump, pues, sale ganando: México le comprará a EEUU una gasolina más cara.

Y, por el acuerdo alcanzado, México tendrá que bajar su producción petrolera sólo para ganar unos cuantos dólares más… ¡dólares que se irán a los barriles sin fondo de la “Cuarta Transtornación Mental”! Y Trump vuelve a ganar porque sabe que, de todos modos, PEMEX no representa mayor competencia para las empresas gringas. Su verdadera competencia está en otras partes del mundo: Arabia Saudita, Irán, China, Rusia…

PEMEX producirá menos y nos seguirá costando mucho a todos los mexicanos. Dinero tirado a la basura.

Trump es un marrullero bien calado: utilizó al zopenco de López Obrador para elevar los ingresos y la competitividad mundial de las empresas petroleras gringas, justo cuando más lo necesita su país. Punto a su favor en vísperas electorales.

¿Qué ganó México? Gasolinas importadas más caras, la continuidad de un PEMEX quebrado y “elefantes blancos” que consumirán los dólares que se obtengan por la venta de crudo mexicano.

 

¡Menos mal que Mr. López está defendiendo nuestros intereses!

 

Facebook: Carlos Arturo Baños Lemoine

Twitter: @BanosLemoine

YouTube: Carlos Arturo Baños Lemoine