Como si fuera una guerra de baja intensidad, Donald Trump no cerró la frontera totalmente; pero sí ha retrasado las aduanas. Según las declaraciones dadas por el presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Francisco Cervantes esta acción ha generado pérdidas que ascienden 800 millones de dólares diarios en promedio. 

La reducción de accesos (de nueve solo quedaron dos libres) ha provocado retrasos de hasta ocho horas, ya que las largas filas de transporte con mercancía han provocado que al menos unos 100 camiones se queden varados.

El líder industrial declaró

“Ya cumplimos ocho días y el canciller de México (Marcelo Ebrard) está en pláticas con Estados Unidos y estamos atentos, ya se hicieron los llamados, pero no sólo de México, también de EU porque van a sufrir la parte de abastecimiento de autopartes y suministro de alimentos, perecederos, incluso la mercancía ya entra en avión”

Además, se tienen el reporte que en lugares como Reynosa  Tamaulipas y Ciudad Juárez, Chihua hay retrasos de hasta ocho horas.

“No hemos pasado de ahí y se han quedado entre 50 y 100 camiones en promedio, ha habido entre 200 camiones que no cruzan”

También falta el reporte de las pérdidas sufridas por parte de Industria Maquiladora de Exportación (Index).

Cabe destacar que las garitas norteamericanas están operando a un 20% ya que la mayoría de su personal están desempeñando actividades que tienen como fin auxiliar en los asuntos de los migrantes Centroamericanos. La situación ya lleva más de una semana y no se ve una respuesta clara de ambos gobiernos para agilizar esta situación.

Los costos presentados por esta situación han tenido que ser absorbidos por los exportadores, quienes no ven ninguna resolución pronta.

Por lo que Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), declaró que esto es una afectación clara hacía las dos economías (mexicana y estadounidense). Por lo que exhortó a las autoridades a llegar a un acuerdo diplomático que le ponga fin a esta situación.

«Sabemos que la cancillería está en Washington buscando un acuerdo diplomático que permita un flujo más dinámico. Sabemos que es un afán migratorio del Ejecutivo de EU (Donald Trump), pero también el asunto político interno (rumbo a las elecciones de noviembre próximo»

Por lo que podemos ver, ambas economías siguen siendo afectadas, así como las industrias manufactureras automotrices. Sin embargo, el gobierno mexicano no ha logrado llegar a un acuerdo óptimo con el gobierno estadounidense. Por lo que ante esto, Marcelo Ebrard, solo se pronunció ante esta acción a través de Twitter.

Ya veremos si realmente ejecutan un plan de acción adecuado para frenar esta situación o bien solo dirán «respetaremos las políticas de Trump y seguiremos siendo humanistas».

Todo al tiempo…