El 21 de diciembre de 2012, el presidente Enrique Peña Nieto presentó el proyecto llamado Tren Transpeninsular en Mérida, Yucatán.

Para dicha obra se tenía contemplado construir un tren de pasajeros y de carga con un costo de 17 mil 954 millones de pesos. Además, sugería la rehabilitación del ferrocarril Mérida-Progreso utilizando la ruta Quintana Roo-Yucatán para conectar los principales centros urbanos y atractivos de carácter histórico, el cual se habría concluido en este 2018.

-Publicidad-

Finalmente, en 2015, la Secretaría de Hacienda emitió un anuncio donde destacó la cancelación de la obra por falta de recursos y, principalmente, medidas de austeridad por parte del gobierno de Peña Nieto.

Tres años despuésAndrés Manuel López Obrador dio a conocer el «nuevo» proyecto Tren Maya, el cual contempla «reactivar» y ampliar la ruta establecida por el Tren Transpeninsular.

La «resurrección» de este proyecto no será barata, porque tendrá un costo de 150 mil millones de pesos, aunque no se descarta un incremento en los costos conforme avance la construcción. En teoría, debería estar listo en seis años y beneficiaría a cinco estados del sureste (Chiapas, Tabasco, Campeche, Quintana Roo y Yucatán) porque les brindará una novedosa opción de transporte, que impulsaría el desarrollo de la región.

El recorrido, también incrementaría considerablemente, pues será de mil 500 kilómetros, partiría de Palenque, Chiapas y arribaría hasta Cancún en Quintana Roo.

“Cancún- Palenque será la primera etapa del Tren Maya, para dar paso a Palenque, Campeche y Mérida, con las que se cerraría el ciclo”, expusó, Fernando D´Acosta, titular de Planeación Regional y Urbana.

Te puede interesar:  Monreal ofrece presupuesto si gana el candidato de Morena (Video)

Con ciertas acciones, AMLO muestra que quiere acabar con el legado de EPN —va por la cancelación de la Reforma Educativa y ya suspendió, por medio de una particular consulta, la construcción de Nuevo Aeropuerto de México en Texcoco—, pero por otro lado, busca que un proyecto original del mandatario priista, sea una obra insignia al comienzo de su sexenio.