México. Trabajadores denuncian acoso sexual y corrupción en la Primera Visitaduría de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH); esto, tras primeras acusaciones sobre despidos injustificados.

A través de correos electrónicos enviados de manera anónima, los trabajadores enviaron las quejas contra el manejo en la sede de la institución, señalando que no cuenta con una dirección profesional y congruente con los principios que rigen la institución.

-Publicidad-

“La Primera Visitaduría General carece de una dirección profesional, especializada y congruente con los principios que rigen la institución, lo que ha generado violaciones a los derechos de las víctimas y los trabajadores”.

De acuerdo con los correos a los que Milenio tuvo acceso, los trabajadores denuncian directamente al director general de la Primera Visitaduría, Paolo Martínez Ruiz, de tener quejas en el Órgano Interno de Control por acoso sexual, corrupción y acoso laboral, contra una directora de la misma Visitaduría. 

Asimismo, los trabajadores acusan a Martínez Ruiz y a la coordinadora administrativa, Angélica López Trejo, de vender plazas, condicionar los contratos, quitarles un porcentaje mensual de sus salarios, además de contratar a personal sin experiencia en derechos humanos como Araceli Morales Cruz y María Elizabeth Núñez Rangel. 

“Se sabe que Paolo Martínez en contubernio con la coordinadora Administrativa Angélica López Trejo han vendido las plazas, condicionando a la gente a contratos de 3 y 6 meses, quitándoles un porcentaje mensual”.

Por otro lado, aseguran que la presidenta de la CNDH, Rosario Piedra Ibarra, tiene conocimiento de dichas irregularidades, por lo que exigen la destitución del coordinador de la Primera Visitaduría.

Asimismo, exigen la intervención de organismos internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y de la Secretaría de Gobernación

TE PUEDE INTERESAR:FGR rechaza llamar a declarar a EPN por presunta corrupción en Pemex 

JET

Te puede interesar:  Un mes para que caiga el último crontrapeso, la CNDH