México. La columnista Lourdes Mendoza narra cómo fue captado Emilio Lozoya en un restaurante de lujo, pese a presuntamente contar con un brazalete electrónico el pasado 9 de octubre.

La columnista detalló a El Financiero que el pasado sábado recibió un mensaje a las 19:38 horas, en el que una fuente le informó que vio a Lozoya en un restaurante de lujo ubicado en Lomas de la Ciudad de México (CDMX), acompañado de cuatro personas más.

-Publicidad-

“Aún vinculado a proceso por el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita y supuestamente vigilado mediante un brazalete electrónico, Emilio Lozoya estaba comiendo el afamado pekin duck de la cocina cantonesa china”.

Lourdes Mendoza recordó que el pasado 10 de septiembre, Lozoya dijo a un Juez del Tribunal Superior de Justicia que la Fiscalía General de la República (FGR) que no podía presentarse a una “prueba confesional” por una demanda que la columnista le interpuso por daño moral, supuestamente porque está en arresto domiciliario.

“Pero que, por otro lado, un comensal del Hunan me dijese que tenía enfrente a quien, falsa y dolosamente me acusó de recibir una bolsa Chanel. Así pues, no podía quedarme con la duda y fui en persona a atestiguar lo que una fuente me decía por WhatsApp”.

Relata que al llegar al restaurante, comenzó a buscar a Lozoya; caminó hacia el salón principal sin verlo, pero continuó caminando hacia la terraza, donde lo vio de espaldas reconociéndolo de inmediato, por lo que no dudó en tomarle fotos, tal como lo recomendó su abogada.

“Doris Beckmann se percata y grita, ¡ay no! Lozoya voltea, me ve y, mientras yo le digo: ‘Tienes brazalete, ¿no estás arraigado?’, él grita: ‘Camarero’ (¿Habrá creído que estaba en Madrid o en Málaga?) para que lo rescatara de las imágenes de mi celular”.

Lourdes Mendoza mencionó que quienes acompañaban esa noche a Emilio Lozoya eran: Eduardo Molina, Lore Guerra Autrey, la “festejada”, y Doris Beckmann, hermana de Juan Domingo, cabeza de Tequila Cuervo. 

“Por cierto, ella es quien le daba la mano mientras a Lozoya sólo se le ocurría pedirle ayuda y esconderse tras el camarero. Penoso. Muy penoso incidente para el país al poner en evidencia la ausencia de una elemental procuración de justicia”.

TE PUEDE INTERESAR: Empresas privadas se apropiarían del mercado, de no aprobarse Reforma Eléctrica: AMLO

JET

Te puede interesar:  Autoridades de la CDMX y Edomex señalan que semáforo rojo continúa