El mundo global se metaforiza en un vaivén que va del ajedrez al go, del juego estratégico que se apoya en un acto de violencia al poder, a la conquista del territorio. Una mujer norteamericana ha colocado en alerta al gobierno de la República Popular China, Nancy Pelosi, de 82 años, miembro de la Cámara de Representantes de EU, con un viaje emprendido a Taiwán.

La estancia de la dirigente de la Cámara de Representantes de EU, acompañada de una delegación bipartidista, promovió una movilización de fuerzas armadas chinas y estadounidenses, en torno a la isla de Taiwán.

-Publicidad-

Los discursos diplomáticos señalaron que EU no abandonará a Taiwán y apoyará el status quo de la isla, afirmó Nancy Pelosi, quien enfatizó que la visita de los legisladores de EU se sustenta en la defensa de la seguridad de su gente, de EU, la global, internacional y bilateral; impulsar la economía que logre mayor prosperidad y una gobernabilidad con y en democracia.

China, en voz de su ministro de relaciones exteriores, Wang Yi, expresó su inconformidad abierta a la visita, la calificó de farsa y como un atentado a su soberanía, un acto intervencionista que tendría respuesta inmediata y quien ofenda a China será castigado; el ejército de China mantuvo una alerta máxima, movilizando su fuerza aérea y marítima cercando a la isla y violentando el espacio aéreo y afectando el comercio entre más de 100 empresas exportadoras internacionales de la isla.

Los aliados de China y EU, Corea del Norte y Rusia, así como los países europeos, respectivos, expresaron sus críticas y el apoyo al viaje y permanencia por horas de la legisladora de EU, cuya presencia se realiza 25 años después de la realizada en 1997, por el legislador Newt Gingrich.

Al arribo de la legisladora Pelosi, Taiwán reportó 21 incursiones chinas en su Zona de Identificación de Defensa Aérea (ADIZ).

El ministerio taiwanés de Defensa, dijo que 21 aviones del EPL, el Ejército Popular de Liberación chino, ingresaron en el sudeste de la ADIZ taiwanesa, también han realizado maniobras navales, utilizando en sus prácticas armas y balística reales.

Mientras tanto, barcos de guerra estadounidenses surcaban las aguas de la región de Taiwán, de la Séptima Flota de EU, el portaaviones USS Ronald Reagan, navega por la región en el mar de Filipinas, al sur de Taiwán, realizando maniobras con el buque de carga USS Carl Brashear; asimismo, un barco anfibio de asalto de los marines, el USS Tripoli, navegaba al este de Taiwán, de acuerdo con el Instituto Naval de Estados Unidos (USNI), el
Ronald Reagan y el Tripoli portan decenas de aviones de combate F-35 de última generación.
Por otro lado, el presidente de EU, Joe Biden, apoyó la visita de Nancy Pelosi e informó de la muerte de Al-Zawahiri, líder de Al Qaeda, por una operación con drones realizada por la CIA, al-Zawahiri participó en varios atentados en el exterior contra instalaciones de EU y en el ataque del 11 de septiembre.

De igual manera, el acuerdo comercial impulsado por la ONU, en medio de la guerra entre Rusia y Ucrania, logró la salida del primer buque con cereales de Ucrania.

Y, en medio de los desafíos geopolíticos del mundo, crece la tensión de la relación México-EU, por el T-MEC y la extradición de Caro Quintero, que muestran las dificultades y costos posibles en la economía y la seguridad nacionales de México.

Así vamos, en las seguridades internacionales y nacional, en el juego de la política, con sus actores y factores, con la retrospectiva y prospectiva, en medio de tensos acontecimientos, entre la estrategia del ajedrez y el go.