El paradero de la estación del metro Constitución de 1917, ubicado en la alcaldía Iztapalapa, al parecer está siendo ocupada por parte de un grupo de taxis piratas para violar mujeres, así fue como le ocurrió a tres mujeres durante noviembre y diciembre del año pasado, con un modus operandi muy similar en los tres casos.

Contrapeso Ciudadano tuvo la oportunidad de platicar con Carla Torres, vocera del movimiento Libres y combativas MX, el cual estuvo presente en la manifestación de este lunes en el exterior de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX) para pedir resultados a la autoridades.

Torres confirmó que “una de nuestras compañeras fue violada después ser asaltada, ella tomó un taxi ahí en Constitución de 1917 del lado del paradero”, además de confesar que “es un modus operandi muy peculiar” y similar al que han vivido las otras chicas. 

Tras lo ocurrido, la víctima junto con sus familiares fueron a levantar la denuncia de los hechos pero como la mayoría de las veces, las autoridades se hicieron de la vista gorda con el caso.

SECUESTRO SI, VIOLACIÓN NO

“No solo no hace lo que tiene que hacer, no sigue los protocolos establecidos por ley sino que incluso más allá hay leyes que no nos favorecen, por ejemplo, la carpeta de esta compañera se va hacia secuestro cuando el problema fundamental y el que ella quería denunciar era la violación”.

Las sospechas de la posible complicidad entre autoridades y criminales se acrecienta por el aspecto de la tipificación del delito, cuestión que a esta organización “nos llama la atención de que le dan más peso al secuestro express que al tema de la violación, porque se comete el secuestro express con el fin de violar”.  

Asegura que de acuerdo a lo que las víctimas le han informado “solo dos casos se tipificaron como secuestro y el otro caso solo fue como robo”, pero casualmente ninguno ha tenido alguna carpeta de investigación por el delito de violación.

Las autoridades le dan más peso al secuestro express que al tema de la violación

DESCONFIANZA EN LAS AUTORIDADES

Carla Torres nos confesó que la organización tiene el conocimientos de los tres casos, los cuales utilizan “casualmente el mismo modus operandi y creemos que debe de haber más víctimas , lo que pasa es que hay mucho miedo para denunciar, en la mayoría de los casos parece que hay más trabas que soluciones”.

Esto provoca que “no se animan muchas víctimas a sostener todo el proceso de la denuncia y algunas ni siquiera a denunciar, por temor a que incluso los mismo policías vayan a estar coludidos con los criminales.

Además del temor por parte de las víctimas de denunciar y que les resulte contraproducente, la activista refiere que en estos casos no se llevan a cabo los protocolos de investigación como deberían, lo cual resulta en que el caso se deforme.

“El policía de investigación no hizo el protocolo de investigación como tenía  que haber sido, desde que tendría que haber salido con la víctima para el recorrido, el conteo de cuántas cámaras pudieron haber captado o no a los criminales”.

Los ciudadanos cada vez confían menos en las autoridades

BUENAS IDEAS, POCAS ACCIONES

Ayer, Claudia Sheinabum Pardo, Jefa de Gobierno capitalina, anunció que creará una Fiscalía Especial de Feminicidios, la cual, desde su perspectiva, ayudará a «disminuir feminicidios y en general la violencia hacia la mujer hasta ahora lo que tenemos es una mujer en cada Ministerio Público, que es una abogada».

Algo que para Carla no es tan bueno en el pronóstico, debido a que “al igual que ya existe la Fiscalía de delitos sexuales y los delitos sexuales no han parado, igual que se ha publicado la ley general por una vida libre de violencia de género y tampoco ha funcionado, las alertas de género tampoco han funcionado”.

Finalmente aseguró que “lo que necesitamos no son más estructuras o más leyes, lo que necesitamos es que lo que ya está funcione de verdad.

El gobierno debe hacer funcionar los órganos que tiene y no andar creando nuevos
Te puede interesar:  Detienen en Xochimilco a “El Cabezas”, líder de la Fuerza Anti-Unión