La autollamada “izquierda” morenista, con su doble moral retorcida, con pérdida de memoria a corto plazo según convenga a sus intereses personales y de grupo, ahora ven al delincuente como una «víctima del sistema», el individuo nunca es responsable de nada porque el responsable es el maldito “sistema anterior”.

Esto explica por qué los “progres” no entienden nada, ni de los medios de comunicación, tampoco de las instituciones, menos de los fenómenos sociales de cualquier tipo. 

Lo que ocurre es que los “progres” solo se entienden así mismos porque justamente, ellos quieren “el progreso” cambiando todo lo establecido, porque de antemano  juzgaron que está mal. Sus argumentos para descalificar son puros juicios de valor. Vean los posters que publican en las facultades de la UNAM, en eventos de filósofos, feministas, economistas, etc. 

Todos los temas de esos “progres” son muy tendenciosos. Lo pueden comprobar viendo los llamados sus eventos, como los de la Asociación Argentina de Estudios de Cine y Audiovisual. En realidad no hacen estudios, lo que buscan es adoctrinar a los asistentes con temas como cine de la clase obrera, cine y resistencia, cine y feminismo, cine y mestizaje, en donde ya está muy claro que el ímpetu es «crítico». El crítico siempre está inconforme con algo y cree que hay que cambiarlo, generalmente, según él ya sabe cómo. En realidad la situación es tan absurda que nunca se estudia digamos, el plano abierto, sino: el plano abierto según el ojo del poder, el plano abierto mostrando el control falócrata, o alguna estupidez así. Bueno, los que tengan más experiencia sabrán que en cualquier tema de las humanidades siempre los profesores traen -por lo menos la inmensa mayoría – el punto de referencia de la dominación, de clase, machista, económica, visual, etc. Nunca pueden estudiar nada al margen de haber juzgado que el mundo está mal y tienen que cambiarlo y que ellos, jajaja, que pendejos, van a contribuir a ese cambio desde su «trinchera», que es un lugar desde el cual llenan de estiércol la cabeza de los estudiantes. No por nada circula por ahí una encuesta dónde – en este, que el mundo más rico, más libre, más instruido y con las mejores condiciones de vida en toda la historia humana – se busca inducir a la gente a que digan que la sociedad está «quebrada», que está todo hecho para «beneficio de los ricos», jajajaja

Simplemente la actitud definitoria de la izquierda frente a la delincuencia, muestra el mismo fenómeno: para la izquierda el individuo nunca es responsable de nada porque el responsable es el sistema del cual el individuo es el producto. En versión chaira: se abandonó a los jóvenes, yo voy a combatir las causas … claro, al sistema neoliberal. De hecho la izquierda siempre ve en la delincuencia a gente que se enfrenta con «el sistema» y, por tanto, a sus aliados.

La izquierda siempre tiene ya el  juicio de valor de que «el sistema» es el malo. 

 

 

¡La fortuna en bienes inmuebles de Manuel Bartlett ofende!

Fortuna de 800 millones.

23 mansiones en Las Lomas, no declaradas.

Nuestro presidente es sordo y ciego ante la corrupción de sus funcionarios, lo cual condenó por décadas, que la iba a erradicar y que en su gobierno se terminaría a partir del 1 de diciembre.

Por eso digo; 

¡Tanta flatulencia para defecar aguado!

Diría nuestro señor presidente; “¡Basta de impunidá!” 

¿En dónde si aplica y en dónde no?

Con todo respeto, Andrés Manuel López Obrador, le digo a usted: “Fuchi y guácala”, a usted le quedó muy grande el puesto de presidente. Por tanto odio, frustración, sed de venganza y resentimiento, nos está llevando al despeñadero, del que tanto habló usted en su campaña.

AMLO: 

#DenunciaORenuncia 

Daniela Acosta Borquez