De acuerdo con un informe de la Organización de las Naciones Unidas, la justicia de la dictadura Venezolana de Nicolás Maduro facilitó la persecución y tortura de opositores.

Además de lo anterior, el documento del Consejo de Derechos Humanos de la ONU también señala que el Estado no adoptó medidas contretas para remediar las violaciones de los derechos humanos. Y por el contrario, el sistema participaba en la represión de los positores al gobierno.

-Publicidad-

La investigación de la Misión dejó en evidencia el sistemático uso del aparato represivo que realizó el estado militar de Maduro sobre aquellas voces disidentes y la complicidad de la estructura judicial, pese a lo que exponía hasta hace semanas su fiscal general, Tarek William Saab en una entrevista con Infobae. “Las acciones y omisiones de los Jueces y Juezas atendieron las denuncias de tortura han tenido consecuencias devastadoras para las víctimas, incluyendo la continuación de la tortura y el deterioro de su salud”, remarca la investigación de la ONU. Entre los diez puntos más salientes del durísimo informe de la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos, pueden destacarse los siguientes:

Informe de la ONU sobre Nicolas Maduro

Además de lo anterior, se reveló que los jueces del régimen cambiaban las fechas de los expedientes judiciales paea poder encubrir a las fuerzas policiales, paramilitares y de inteligencia que participaban en los operativos de represión

Los magistrados tampoco actuaban frente a las denuncias formales de desapariciones forzadas o de tortura.

Los agentes utulizaban tácticas riminales incluidas la del secuestro y la detención de miembros de la familia de los opositores reales o percibidos.

Un acusado de participar en la Operación Gedeón dijo al Tribunal de Control en su audiencia preliminar que agentes de la DGCIM lo torturaron y le dijeron que aplicarían el ‘Sippenhaft’ (una táctica de castigo colectivo utilizada por los nazis). Detuvieron posteriormente a sus dos hermanas y a su cuñado y los retuvieron en La Boleíta durante 32 días”.

l documento de la Misión de las Naciones Unidas también detalló cómo algunos de los presos políticos no habían hecho las pertinentes denuncias por no contar con la suficiente confianza en el poder judicial de Maduro Saab. “Varias víctimas, testigos, abogadas y abogados dijeron a la Misión que otras personas imputadas no denunciaron la tortura ante las autoridades judiciales, ya sea por miedo o por falta de confianza en la respuesta judicial. Esto se ha omitido especialmente durante las audiencias de presentación, cuando la tortura y los tratos crueles, inhumanos o degradantes, incluida la violencia sexual, habían ocurrido recientemente”.