Estados Unidos. Especialistas de la Primera Enmienda explicaron al The New York Times (TNYT) que la suspensión permanente a la cuenta del presidente Donald Trump  por parte de Twitter; es completamente legal y no constituye un acto de censura.

Los académicos mencionaron al diario estadounidense que la Primera Enmienda únicamente prohíbe la censura del Gobierno, pero esta no se aplica a las decisiones tomadas por empresas privadas en el país.

-Publicidad-

RonNell Anderser Jones, profesor de Derecho en la Universidad de Utah; aclaró que se ha vuelto popular etiquetar todos los asuntos que restringen el discurso de una persona como un «problema de la Primera Enmienda».

No obstante, «la Primera Enmienda limita sólo a los actores gubernamentales, y ni una empresa de medios sociales ni un editor de libros es el Gobierno. De hecho, disfrutan de sus propios derechos de la Primera Enmienda para que el Gobierno no les exija asociarse con el discurso cuando prefieren no hacerlo.», explicó el académico.

En el mismo sentido, el académico Gregory Magarian, de la Universidad de Washington, aseguró que las empresas tienen un gran poder; y están aisladas de la responsabilidad, además, pueden cambiar de posición sobre qué discurso es aceptable en sus plataformas.