México. Los superdelegados del presidente Andrés Manuel López Obrador poseen propiedades, autos y artículos de gran valor, así lo demuestran las declaraciones enviadas a la Secretaría de la Función Pública (SFP) por 25 de los 32 elementos que tienen la encomienda de supervisar los programas estatales en las que no se  incluyeron ubicaciones de inmuebles ni, en su mayoría, números de Registro Público de la Propiedad.

Carlos Lomelí, superdelegado de Jalisco, tiene una colección de automóviles valuada en 4.6 millones de pesos; un palco de 3.5 millones de pesos –sin especificar el estadio–; inmuebles que ascienden a 59 millones 476 mil 299 pesos, entre casas, terrenos, departamentos, un edificio, locales incorporados y en obra; no obstante, no proporciona el costo de ocho casas y dos terrenos.

-Publicidad-

También declara 11 ventas de propiedades: dos bodegas, tres casas, cuatro departamentos, un edificio y un local; seis millones en pinturas, una aeronave de 1.7 millones, relojes por 8.4 millones, tiempo compartido por 3.3 millones y menaje de casa por 1.7 millones completan su patrimonio.

Jaime Bonilla, delegado en Baja California, declaró dos Suburban, 2015 y 2017, de 792 mil 700 pesos y un millón 71 mil 600 pesos; óleos y esculturas por 3 millones 500 mil; artículos deportivos por un millón 500 mil, y mobiliario y electrónica por un millón 600 mil pesos. El 12 de octubre del año anterior también adquirió a crédito un departamento de 10.8 millones; asimismo, tiene una casa de 3 millones 90 mil 534 pesos desde enero de 1972.

Pablo Amílcar Sandoval, de Guerrero, es dueño de dos departamentos de un millón 250 mil y 921 mil pesos; un Volvo 2014 de 410 mil pesos (a crédito), una motocicleta Harley Davidson de 260 mil y un Mazda 3 de 100 mil pesos también son parte de sus bienes, al igual que cuadros valuados en 180 mil pesos; joyas, en 610 mil, y una biblioteca, en 500 mil.

Te puede interesar:  Luisa María Alcalde y su padre son investigados por conflicto de interés

Herencias y donaciones…

Manuel Peraza Segovia, de Nayarit, su madre le «donó» el 24 de mayo de 2007 cuatro departamentos que suman un millón 266 mil 943 pesos. Él, en tanto, se hizo de un terreno de 540 mil 400 pesos el 17 de mayo de 2017 y tiene una Patriot de 217 mil 900 pesos desde abril de 2007.

Lorena Cuellar, de Tlaxcala, tiene siete casas –cuatro heredadas por abuelo–, un terreno y tres departamentos de 7.6 millones de pesos, al igual que tres vehículos (720 mil 227 pesos) y mobiliario por 2 millones.

José Ramón Gómez Leal, de Tamaulipas, su padre le heredó un terreno de un millón en julio de 2006 y relojes de 120 mil dólares en enero de 2000. Igualmente, tiene una Nissan Armada de 896 mil 551 pesos y una Kicks Exclusive de 325 mil, ambas 2017.

La tendencia de marcar el patrimonio como obras de arte y la mención de herencias es un método conocido por profesionales para declarar dinero dentro del marco legal. No se culpa que los superdelegados ocupen esta vía. Sin embargo, se tiene noción de este acto en otras situaciones.