Hoy, en su conferencia matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador acusó que el exsecretario de Salud, José Ramón Narro Robles, fue omiso en la corrupción de compra y robo de medicamentos, la cual ascendió a cuatro mil millones de dólares al año, esto durante su administración de 2016 a 2018.

“Cuatro mil millones de dólares destinados a la compra de medicamentos cada año, alrededor de 80 mil millones de pesos, y no hay medicinas en los centros de salud, y de esos 4 mil millones, 15 empresas acaparaban el 80 por ciento de las compras”, enfatizó el mandatario federal.

Dicha declaración se da luego de que el pasado lunes, Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, informó que se darían a conocer los nombres de las empresas que acaparaban la compra de medicamentos, así como los funcionarios que respaldaban y se vieron beneficiados por esto.

-Publicidad-

Sin embargo, hay que recordar que en el periodo que López Obrador refiere, Carlos Lomelí, Delegado de Programas para el Desarrollo del Gobierno en Jalisco, llegó a tener contratos millonarios con la Secretaría de Salud, ya que sus empresas Lomedic S.A de C.V y Laboratorios Solfran S.A se vieron beneficiadas en la venta de medicamentos por montos de 542 millones de pesos y 400 millones de pesos, respectivamente.

Cabe destacar que Lomelí tiene participación en 13 empresas, en su mayoría del sector farmacéutico y de salud, a las que se le ha acusado en innumerables ocasiones por los abusos en el sobreprecio en la venta de medicamentos, esto a través de la Abastecedora de Insumos para la Salud S.A de C.V (AbiSalud), en el 2016, así como los contratos irregulares de las mismas.

Pero eso no es todo, a las empresas de Lomelí se les relacionó –en su momento– con el Cártel de Colima, dedicado al tráfico de metanfetamina. En 2008la empresa Lomedic S.A de C.V entró en la lista negra de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, quien lo señaló como “presuntamente involucrado en ayudar en la desviación ilícita de materiales para precursores de metanfetamina a la organización Amezcua Contreras”, permaneció allí hasta 2012.

Para el 2017, regresó a la lista, pero esta vez con la asociación Servicios Educativos y de Negocios S.A. de C.V., ligada con el narcotraficante Raúl Flores Hernández.

Te puede interesar:  Si la gente dice que renuncie, adiós, a Palenque Chiapas: AMLO

¿Saldrá el nombre de Carlos Lomelí en la corrupción de venta de medicamentos?

Hay que resaltar que el superdelegado del Gobierno de Jalisco se vio beneficiado con contratos para sus empresas durante la administración de Marcelo Ebrard como jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

Incluso, Lomelí es señalado como uno de los principales financiadores del tabasqueño, en el 2000 aportó recursos para su campaña a la jefatura de gobierno, posteriormente, volvió a aportar a la campaña presidencial de Obrador en el 2006, por lo que el PRD lo hizo candidato a una senaduría, aunque no ganó. En 2012 volvió a financiar a AMLO, volvió a competir por una senaduría y volvió a perder.

Es de esperarse que también financia al oriundo de Macuspana en su campaña presidencial del años pasado. Todo esto hace suponer que parte de las ganancias que recibe por sus contratos van a parar a manos de Morena y AMLO.

Con los escándalos que ha atravesado Carlos Lomelí junto con sus empresas, se abre de nueva cuenta una interrogante, ¿será que Morena es financiada por el narcotráfico?