Napoleón decía: “Si el crimen y los delitos crecen, es evidencia que la miseria va en aumento y que la sociedad está mal gobernada”

Tuit publicado por Andrés Manuel López Obrador, desde su cuenta personal @lopezobrador_ el 13 de mayo 2017.

-Publicidad-

¿Cuáles son las funciones y trabajo del presidente de la República?

El presidente , según los artículos 26, 27, 89  de la Constitución,

Puede:

    • Promulgar y ejecutar las leyes hechas por los senadores y diputados.
    • Nombrar y remover a los miembros del gabinete.
    • Nombrar a coroneles, o cónsules, los cuales deben ser aprobados por el senado
    • Declarar la guerra en nombre de México y activar las fuerzas armadas para mantener la seguridad nacional.
    • Manejar la política exterior y celebrar tratados con dirigentes de otros países.
    • Convocar a sesiones extraordinarias del Congreso.
    • Conceder indultos a reos o privilegios limitados a inventores y descubridores
    • Enviar al Congreso la Iniciativa de Ley de Ingresos y el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (artículo 26).
    • Intervenir en la designación del Fiscal General de la República y removerlo en términos en lo dispuesto en el artículo 102, Apartado A de esta Constitución.
    • Preservar la seguridad nacional, en los términos de la ley respectiva, y disponer de la totalidad  de la Fuerza Armada permanente o sea del Ejercito, de la Armada y de la Fuerza Aérea para la seguridad interior o defensa exterior de la Federación.
    • Disponer de la Guardia Nacional en términos que señala la ley. Fracción Reformada DOF 26-03-2019.

El presidente dirige política y administrativamente el país. Tiene amplias facultades, pero su poder no es ilimitado ni “arbitrario”, ya que está sujeto a la Constitución Política.

Esto quiere decir, que si el presidente está facultado para ejecutar las leyes, está obligado a ser el primero en cumplirlas, en pocas palabras no puede ser una figura de corrupción. Además, en las manos del presidente recae la responsabilidad de garantizar los derechos fundamentales que establece la Constitución. Por eso, temas como disminución de la pobreza, “el desempeño escolar de los mexicanos” o la inseguridad, son indicadores de que tan buena, o que tan mala ha sido su labor.

El ejecutivo también se encarga de promulgar las leyes que expide el Congreso. Puede sugerir cambios, hacer sus propias iniciativas, o vetar las propuestas del poder legislativo. O sea que si es válido que se le cuestione a Andrés Manuel López Obrador las reformas, como la educativa, la laboral, la creación de la gendarmería y su actitud tan pasiva ante la ola de violencia que vivimos en nuestro país.

Cada sexenio el presidente entrega un documento en el que especifica su visión de país, los objetivos nacionales en los que trabajará y las estrategias que utilizará para cumplirlos. Por ejemplo, la corrupción e inseguridad que se vive en México, fue una de sus principales promesas de campaña de nuestro presidente y dijo que llegando al poder el 1 de diciembre, en automático se terminaría. Basta decir que sus discursos populacheros y demagogos lograron convencer a 30 millones de ciudadanos. Obviamente en casos como éste, una cosa es lo que se dice, y otra lo que se logra.

El presidente puede elegir a las personas que conformarán su gabinete para ayudarle a ejecutar las leyes y políticas públicas. Así como embajadores, cónsules, integrantes de organizamos como el Banco de México y a los mandos de las fuerzas armadas. Pero ojo, esto no se trata de aplicar el dedazo y nombrar como funcionarios a amigos o compadres políticos que no están preparados, como es el caso del director de Pemex, el agrónomo Octavio Romero Oropeza, o con la terna de sus elegidos para la Comisión Reguladora de Energía (CRE). El punto es que los cargos se asignen a personas que cuenten con conocimientos profundos del tema y experiencia en la aplicación de políticas públicas. Además, es importantísimo que las personas que ostentan cargos de vigilancia como la Secretaria de la Función Pública, Eréndida Sandoval Ballesteros no tenga ningún tipo de conflicto de intereses.

El presidente tiene la obligación de preservar la seguridad de los ciudadanos  y por eso tiene a su mando al ejército, a la armada y a la fuerza aérea. Esto implica que como en la matanza de Minatitlán, la ejecución de dos mujeres en Tabasco, donde se vieron implicados tres menores de edad, 8 meses, 13 años y por último, un bebé de 1 año, quien lamentablemente perdió la vida a causa de las balas recibidas. Esto es una contradicción a la naturaleza del Estado y de la fuerza.

En pocas palabras, quiero ser muy objetiva y puntual, y espero lo mismo de ustedes al responder mi pregunta

¿En realidad nuestro presidente está cumpliendo lo que ordena nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos?

¿En realidad nos sentimos bien gobernados y representados?

Quizá me leo injusta a escasos meses de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, pero sinceramente creo que ningún periodista, ni mucho menos su humilde servidora, no cuestionaríamos tanto a nuestro presidente, si él no se hubiera aventurado a ser tan irresponsable en sus discursos incendiarios y prometer lo que evidentemente no puede cumplir. Creo que erradicar la inseguridad, es asunto de todos, pero abrió la boca antes de…

Señor presidente. Deseo profundamente que ésta terrible pesadilla termine pronto, tome las riendas y sea responsable de sus palabras y actos también junto con sus consecuencias.

Deje de intentar reinar, mejor póngase a trabajar.

Daniela Acosta.