Sicarios ingresaron en plena misa a la capilla de Zipoco, mientras el padre José Luis Segura Barragán oficiaba la celebración eucarística.

Al concluir, le gritaron que ellos eran originarios de Colombia y que controlaban el territorio.

-Publicidad-

La comunidad de Zipoco se encuentra entre los límites de Michoacán y Jalisco, una de las zonas que presuntamente estaba bajo el control del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

En un comunicado de prensa, el sacerdote José Luis Segura relató que este hecho ocurrió el pasado viernes 22 de julio y que dicho día era particular, ya que se estaba llevando a cabo una misa en donde se pedían oraciones por la memoria de los sacerdotes que han sido víctimas del crimen, así como a otras víctimas.

Durante la celebración de la santa misa un grupo de aproximadamente 9 hombres jóvenes armados ingresó a la capilla. Al concluir la celebración salimos y pudimos escuchar una serie de improperios y amenazas lanzadas por el individuo que al parecer lidera el grupo armado. Dijo en voz alta, como para que todas las personas presentes se enteraran, entre otras cosas, que querían hablar conmigo, que él y su grupo controlan esas tierras y que son originarios de Colombia”, detalló.

Te puede interesar | ¿Cancelación del NAIM provocó una recesión en México? Esto dicen los expertos

 

El padre pidió a las autoridades estatales y federales que se hagan responsables del resguardo de las libertades de culto, de expresión y de tránsito, así como brindar protección a la población de la vicaría en las comunidades donde se profesa la religión.

Agregó que en los territorios donde operan los cárteles está normalizado el ver a las personas armadas recorriendo las calles de los pueblos, o en las inmediaciones de los templos.

Con información de Debate