Pese a pertenecer a la misma fuerza política, el presidente Andrés Manuel López Obrador y la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, parecen tener visiones opuestas respecto a las estrategias a implementar para enfrentar la crisis de inseguridad en sus respectivos ámbitos.

El pasado viernes, tras la supuesta renuncia de Jesús Orta a la Secretaría de Seguridad capitalina, sheinbaum nombró como nuevo encargado de la dependencia a Omar García Harfuch, quien se desempeñaba como jefe de la Policía de Investigación.

-Publicidad-

En sus primeras apariciones ante los medios de comunicación, García Harfuch aseguró que su estrategia para combatir la inseguridad consiste en aumentar las detenciones de los responsables de la comisión de delitos. Para ello, dijo, buscará mejorar la cooperación con la Procuraduría General de Justicia, a fin de fortalecer las carpetas de investigación y lograr que las detenciones sean “más sólidas”.

No obstante, lo anterior contrasta notoriamente con la estrategia implementada por el gobierno federal encabezado por López Obrador, quien apuesta por el combate a la pobreza a través de los programas sociales, dejando en segundo plano las detenciones.

De hecho, desde agosto del año pasado –en el periodo de transición–, Alfonso Durazo, secretario de Seguridad federal, aseguró que “la estrategia de perseguir a objetivos prioritarios no ha dado el mejor resultado; de 122 objetivos prioritarios se han detenido a 120, sin embargo, la inseguridad ha ido creciendo”.

A Sheinbaum sí le interesan las detenciones

En contraste con lo planteado por Durazo, en lo que va del gobierno de Sheinbaum en la CDMX las autoridades capitalinas han logrado importantes detenciones de cabecillas de los grupos criminales que operan en la región.

Ejemplo de lo anterior son las capturas de Jorge Flores Conchas, alias “El Tortas”, líder de la Fuerza Anti-Unión; Pedro Ramírez Pérez, alias “El Jamón”, cabecilla de La Unión Tepito, Aldo de Jesús Azcona, “El Chucky, operador del Cártel de Jalisco Nueva Generación, o Carlos Alejandro Mendoza, “El Cindy”, líder del Cártel de Tláhuac, así como otros miembros de la misma organización criminal.

TE PUEDE INTERESAR: Sheinbaum sí va contra líderes del narco en CDMX

Pese a ello, durante el primer semestre del año la Ciudad de México registró un aumento en secuestros, extorsiones, homicidio, narcomenudeo y robo. Además, la deficiente actuación de las autoridades en movilizaciones como la marcha feminista, el aniversario de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa o la marcha del 2 de octubre, desembocó en la renuncia de Jesús Orta a la Secretaría de Seguridad.

Sheinbaum refuerza la inteligencia

Con la incorporación de Omar García Harfuch en sustitución de Jesús Orta, Claudia Sheinbaum parece apostar por los trabajos de inteligencia para golpear a organizaciones criminales.

García Harfuch cuenta con experiencia en la Policía Federal, la Agencia de Investigación Criminal y la Policía de Investigación, siendo pieza clave en la detención de altos mandos del Cártel de Jalisco Nueva Generación, la Unión Tepito y la Fuerza Anti-Unión.

Guardia Nacional, el punto en común

No obstante, pese a las divergencias arriba descritas, Sheinbaum y López Obrador han coincidido en la importancia de recurrir a la Guardia Nacional como eje de la estrategia de Seguridad.

Antes de asumir la jefatura de Gobierno, Sheinbaum dijo que la nueva corporación no sería requerida en la Ciudad de México. Sin embargo, ante el aumento de los índices delictivos, la mandataria aceptó la presencia de la Guardia en zonas limítrofes con el Estado de México, para posteriormente permitir su incursión en otras zonas de la capital.

Diferentes estrategias, mismos resultados

Te puede interesar:  Mujer muere durante el simulacro nacional 2021 en la CDMX

A pesar de los esfuerzos realizados por las autoridades capitalinas, los resultados no han sido los esperados: durante el primer semestre del año la Ciudad de México registró un aumento en secuestros, extorsiones, homicidio, narcomenudeo y robo. Ello es acorde a la tendencia a nivel nacional, ya que durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador han aumentado exactamente los mismos delitos.

TE PUEDE INTERESAR: Con AMLO, aumentó la incidencia delictiva casi 100%