México.- Las empresas fantasmas y la venta de facturas falsas serán sancionadas como delincuencia organizada y atentado contra la seguridad nacional, esto a raíz de un dictamen que aprobó la bancada de Morena y sus aliados en el Senado.

Estas reformas, que resultaron con 82 votos a favor y 34 en contra, inciden directamente en la Ley Federal Contra la Delincuencia Organizada, en la Ley de Seguridad Nacional, en el Código Nacional de Procedimientos Penales, en el Código Fiscal de la Federación y en el Código Penal Federal.

La oposición – el PRI, PAN y PRD – señaló que las medidas resultan excesivas, pues califican a todo aquel que incurra en defraudación fiscal como terrorista.

Las sanciones por estos ilícitos van de 5 a 8 años de prisión. Además, cuando un servidor público sea responsable del delito, será destituido inmediatamente e inhabilitado hasta diez años en cargos públicos.

Ricardo Monreal, coordinador de la bancada de Morena en el Senado, dijo que estas medidas  favorecerán para “eliminar y erradicar el quebranto que históricamente se ha hecho en el caso de las empresas fantasma y la facturación falsa”.

Por su parte, el senador panista Damián Zepeda, declaró: «Lo único que logra esta reforma son dos cosas: prisión preventiva oficiosa y convertir en seguridad nacional este tema que lleva también a prisión preventiva oficiosa».

 

 

Te puede interesar:  Pide INE que revocación de mandato no debilite democracia