México. Este lunes, se llevaron a cabo los comicios internos de Morena para elegir al nuevo presidente del Senado, cuyos resultados colocaron a Mónica Fernández como la nueva presidenta de la Cámara, y quién sucederá a Martí Batres quien no contento con los resultados acusó a Ricardo Monreal de ensuciar el proceso.

Al conocer a la nueva presidenta del Senado, quien fue impulsada por el coordinador de la bancada mayoritaria, Ricardo Monreal; Batres rechazó los resultados y se lanzó en contra de Monreal, en una serie de tuits en los que lo acusó de haber intervenido en el proceso, además de señalar que fue perseguido y combatido para sacarlo de la Mesa Directiva.

Sin embargo, este roce entre funcionarios no es reciente, su rivalidad viene de tiempo atrás cuando Batres y Monreal compitieron por la candidatura de Morena en el Gobierno de la Ciudad de México, para la que finalmente Claudia Sheinbaum resultó ganadora mediante una encuesta realizada a los militantes de Morena.

Te puede interesar: Batres desconoce renovación de la presidencia del Senado; arremete contra Monreal

Ante esta derrota, tiempo después ambos buscaron ganar la coordinación de la bancada de Morena en el Senado, que aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador ya había mostrado simpatía por Monreal para la dirigencia del partido en la Cámara Alta, Batres se aferró a la idea de no dejar con todo a su rival.

Sin embargo, Batres cayó del agrado del presidente López Obrador, luego de que se atrevió a querer bloquear la integración en la capital de Andrés López Beltrán, su hijo, además de que en una elección seccional en Copilco, Martí se atrevió a operar para mandarlo al tercer lugar de la votación, lo que irritó al tabasqueño.

Finalmente, el exgobernador de Zacatecas logró la victoria de la coordinación de Morena y Batres tuvo que conformarse con la dirigencia de la Mesa Directiva, cargo que le duró poco gracias a la reciente renovación de la dirigencia de esa área.

MEVS