Todo se derrumbó para los partidos opositores del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) tras las elecciones de este domingo, ya que como se suponía y marcaban las tendencias distintas encuestadoras, el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se sirvió con la cuchara grande. Llevándose las dos gubernaturas mas importantes de estas elecciones: Puebla y Baja California.

Motivo que puso contra las cuerdas a partidos como Acción Nacional (PAN) y el Revolucionario Institucional (PRI) quienes en algunos lugares incluso lograron, simplemente, mantener su registro como partido político. A continuación te presentamos el recuento de los daños de lo que se vivió este pasado domingo electoral:

-Publicidad-

PAN

– Tanto en Puebla como en Baja California quedaron en segundo lugar en la votación por la gubernatura del estado.

– En Tamaulipas ganó en la mayoría de los municipios.

– En Aguascalientes se quedó con cinco municipios.

– En Durango obtuvo el triunfo en 18 municipios, aunque solamente en dos compitió solo, obteniendo el 28.82% de la votación total.

PRI

Alberto Jiménez, candidato a gobernador en Puebla, solo obtuvo el 18% de la votación.

– En Baja California, su candidato a la gubernatura del estado, Enrique Acosta, logró conseguir el 4.5% de los votos.

Te puede interesar:  Sí a Guardia Nacional, pero no con mando militar: PAN

– En Tamaulipas no ganó en ningún municipio.

– En Quintana Roo solo obtuvo el triunfo en un municipio.

– En la elecciones municipales de Durango obtuvieron el 22.33% de los sufragios al ganar en 16 alcaldías.

PRD

– En Durango obtuvo el triunfo en 16 municipios en coalición con el PAN.

Jaime Martínez Veloz, candidato a la gubernatura de Baja California, superó apenas el 8% de la votación.

– En Tamaulipas no ganó ningún municipio.

De esta forma podemos ver que tal vez a simple vista se pueda ver que MORENA arrasó en estas elecciones cuando la verdad es que no, si se llevó las dos gubernaturas con mayor nombre pero en algunos estados no se llevó los votos que ellos esperaban. Ahora queda esperar las reestructuran que deben haber en el PRI y PRD quienes cayeron en la intención del voto.

EHS