México.- Luego de los lamentables hechos en Culiacán, Sinaloa, se reveló que presuntamente amenazaron Sicarios amenazaron con matar a las familias de los soldados que se encontraban en la Unidad Habitacional Militar de la colonia 21 de marzo, si no se liberaba a  Ovidio Guzmán López, hijo del narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán. 

-Publicidad-

Ese día cuatro narcotraficantes llegaron al conjunto habitacional y bajaron de sus camionetas portando armas largas, cubriéndose el rostro y gritando que los matarían a todos. Esta fue una de las estrategias que ocuparía el crimen organizado para chantajear al gobierno federal y para que dejaran libre al hijo del ex líder del cártel de Sinaloa. 

Dentro de este complejo habitacional se encontraban las esposas e hijos de decenas de los soldados. Entre ellas Juana Salazar, cuyo nombre verdadero fue reservado.  Juana tiene 35 años y desde hace tres meses llegó a vivir a esa unidad habilitacional junto con su esposo, un sargento de 37 años. 

Ese día no salieron de casa, pues sus hijos no tuvieron clases y decidieron quedarse a jugar con ellos. Todo parecía que transitaba de forma cotidiana hasta que escucharon la primera ráfaga de balas. 

MR

Te puede interesar:  Notimex presiona a trabajadores para que renuncien al sindicato (Audio)