México.- Julieta Pacheco, jefa de neonatología en el Hospital General de Tijuana (HGT) describió cómo en los últimos tres meses han fallecido 13 bebés por complicaciones ante la falta de insumos y equipo para atenderlos.

Además, señala que, hace un par de semanas, un neonato requería cirugía de urgencia, pero debido a que más de la mitad de las camas estaban ocupadas por baleados, no hubo espacio para atenderlo y falleció.

Debido a la pobreza del hospital y de los familiares del pequeño, no se percataron de la muerte del menor porque los médicos no cuentan con los reactivos necesarios en los laboratorios y la familia tampoco tuvo recurso para hacer los estudios por su cuenta.

En dicho centro de salud, financiado por el gobierno del estado y con mínimas cuotas de recuperación, Pacheco señala: No tenemos los insumos para alimentar a los bebés que no están comiendo. Hace un mes no envían nutrición parenteral. Tenemos un patronato que nos ayuda, pero llegará el momento en que diga que ya no puede, porque sale muy cara la nutrición y los bebés comen todos los días”

Pañales, jeringas, gasas, guantes… hasta desinfectante para manos deben comprar los padres si quieren entrar a ver a sus hijos. A veces no tenemos jabón ni toallas».

EJRM