La mañana de este martes, el periodista Salvador García Soto dio a conocer que Ricardo Anaya, ex candidato a la Presidencia de la República por parte del Partido Acción Nacional (PAN) en los pasados comicios federales de 2018, prepara su regreso a la política. 

Mediante su columna de opinión, García Soto señaló que “el primer paso para su regreso político será la académica”, lo anterior, debido a que la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) lo invitó a impartir cátedra en el diplomado “Política Mexicana Contemporánea” en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS), el cual dará inició este viernes 6 de septiembre.

-Publicidad-

Cabe destacar que no se sabía nada de Anaya desde el pasado 15 de mayo, cuando el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación resolvió a su favor que fue víctima de una campaña negra por parte de la extinta Procuraduría General de la República (PGR), luego de que está lo acusara de presunto lavado de dinero.

Ahora, a través de sus redes sociales, el ex candidato a la Presidencia compartió un cartel con la información del diplomado que impartirá, además de hacer una invitación a inscribirse con tiempo, ya que habrá cupo limitado.

Agradezco mucho a la UNAM la invitación para participar y les recomiendo ampliamente este diplomado sobre política…

Posted by Ricardo Anaya Cortés on Thursday, August 15, 2019

Sin embargo, el verdadero regreso a la política podría darse en los próximos meses, ya que lo siguiente que tiene previsto el exdirigente panista, es volver a hacer presencia y trabajo político activo en su partido con miras a buscar una candidatura a un cargo de elección popular, tal y como puede ser como candidato a diputado federal o como candidato a la gubernatura de Querétaro, en el 2021.

No obstante, hay quienes no ven con buenos ojos el regreso de Anaya a la política, más sabiendo que sería de igual forma en el PAN, debido a que no lo ven como la figura opositora que se necesita en estos momentos.

Al hacer un profundo análisis de su carrera política, podemos asegurar que su regreso al PAN no sería bien visto por todos los sectores.

En primer lugar, hay que recordar que los resultados obtenidos en los comicios del año pasado lo colocan como el peor candidato a la Presidencia del PAN desde 1994. Pese a figurar en segunda posición, de acuerdo con datos proporcionados por el Programa de Resultados Electorales (PREP), Anaya perdió por más de 30 puntos porcentuales ante Andrés Manuel López Obrador, logrando solo 10 millones 249 mil 705 votos, lo que es equivalente al 22.49 por ciento del total registrado.

Además, dividió al partido blanquiazulya que causó la salida de Margarita Zavala, que buscaba ser candidata a la Presidencia en los comicios de 2018, pero a sabiendas que el PAN postularía a Anaya, en octubre de 2017, tomó la decisión de renunciar al partido para postularse como candidata independiente.

Posteriormente, un año después, el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa también renunció al PAN, esto luego de votar en las elecciones internas del partido a favor de Manuel Gómez Morín, asegurando que el control dentro del partido pertenecía a sola una camarilla.

“Porque la camarilla que controla al partido ha abandonado por completo los principios fundamentales, las ideas básicas y las propuestas del PAN”, argumentó Calderón Hinojosa en su renuncia.

Anaya también es incongruente en la toma de decisiones, hay que señalar que primero apoyó el Pacto por México de Enrique Peña Nieto cuando fungía como diputado; sin embargo, cuando era candidato presidencial, criticó las reformas emanadas del acuerdo político entre el PRI, PAN y PRD.

A todo esto, hay que sumarle los actos de corrupción con los que fue vinculado, cuando presidía al PAN solía hacer gastos excesivos, como era el viajar a la ciudad de  Atlanta, donde presuntamente vivían los suyos: su esposa e hijos. Se supo que llegó a trasladarse 125 veces a ciudad estadounidense en 36 meses.

También figuran la desviación de recursos de la que fue señalada mientras era dirigente del PAN, supuestamente para financiar su candidatura.

Te puede interesar:  Proponen etiquetar los juguetes para prevenir sobre la violencia

Asimismo, un ex presidente del PAN explicó en detalle cómo la dirigencia azul desviaba dinero público a través del llamado “Ramo 23”, con el que se daban los famosos moches con la condición de contar con su apoyo, asegurando la lealtad de gobernadores, alcaldes, diputados y más; con millones de pesos.