Internacional.- El gobierno de Daniel Ortega, presidente de Nicaragua, mantiene una tensa relación con la Iglesia católica del país.

Desde que la Iglesia nicaragüense se manifestó en contra de la violencia que impera en la nación, el régimen de Ortega Saavedra los tiene en la mira.

-Publicidad-

Uno de los casos más recientes es el del hostigamiento que se perpetró en contra del obispo Rolando Álvarez, que fue privado de su libertad por fuerzas de seguridad del país.

El gobierno de Nicaragua lo acusa de “desestabilizar al Estado de Nicaragua y atacar a las autoridades constitucionales”.

La administración de Daniel Ortega, además, ordenó este lunes el cierre de seis emisoras católicas, siendo las afectadas: Radio Hermanos, Radio Nuestra Señora de Lourdes, Radio Nuestra Señora de Fátima, Radio Alliens, Radio Monte Carmelo, y Radio San José.