Se estima que “el domingo de resurrección” –el domingo 17 de abril del 2022–, una veintena de diputados opositores –del PRI, PAN, PRD y MC–, terminarán por traicionar a sus respectivos partidos y a sus electores.

Y es que debido a la coerción oficial, a la intimidación, compra de conciencias, chantajes y amenazascomo ya ocurrió con el diputado traidor, Carlos Miguel Aysa Damas–, esa veintena de desleales terminarán por votar a favor de la Reforma Eléctrica del zoquete López Obrador; reforma que, por cierto, violenta la Constitución.

-Publicidad-

Sin embargo, lo que no saben los diputados traidores es que legalmente todo voto emitido precisamente bajo intimidación, amenazas, chantajes y mediante la compra de la conciencia,legalmente puede ser impugnado y sin problema toda autoridad judicial lo declarará nulo.

El mejor ejemplo de un voto que será anulado es el que emitirá el diputado traidor Aysa Damas el próximo domingo, ya que están a la vista de todos las pruebas de que se trata de un chantaje político ordenado desde el poder presidencial.

Y es que el diputado campechano siempre se manifestó contra la Reforma Eléctrica de AMLO hasta que “le llegaron al precio”.

¿Y cual fue el precio?

Poca cosa, que por orden presidencial, la espuria gobernadora de Campeche, Layda Sansores, amenaal diputado del PRI, Carlos Miguel Aysa, de llevar preso a su padre –a la sazón ex gobernador de Campeche–, si no cambiaba el sentido de su voto para la Reforma Eléctrica de AMLO.

¿Y qué creen?

Sí, que luego de las amenazas que recibió toda la familia del diputado campechano y luego de la oferta de convertir a su padre, embajador en Costa Rica, el diputado modificó su postura y dijo que siempre si votaría a favor de la Reforma Eléctrica de AMLO.

Como queda claro, son muchas las evidencias de que el voto de “la ratita Aysa –como ya motejan al diputado del PRI en Campeche–, es un voto obtenido mediante presión oficial, a través del chantaje, la intimidación y la compra de la conciencia.

Pero el escándalo se vuelve una descomunal ilegalidad si acudimos al Código Penal Federal que, precisamente tipifica el llamado “vicio de voluntado vicio de consentimiento”.

¿Y qué es el “vicio de consentimiento o vicio de voluntad”?

Según el artículo 1812 del Código Civil Federal, el consentimiento no es válido si ha sido dado por error, arrancado por violencia o sorprendido por dolo”.

A su vez, el artículo 1819 del propio Código Civil Federal establece que hay violencia cuando se emplea fuerza física o las “amenazas” que importen peligro de perder la vida, la honra, la libertad, la salud o de su cónyuge, de sus ascendientes o descendientes o de parientes colaterales dentro del segundo grado”.

Y cabe aclarar que el Artículo 1º del citado Código Federl dispone: “…este código regirá en toda la República en asuntos de orden Federal.”

Pero además, el Articulo 8º de “Los actos que serán nulos”, dispone que: “Los actos ejecutados contra el tenor de las leyes prohibitivas o de interés público serán nulos”.

Y para entender el alcance de la norma, vale recordar que es “de Interés Público todo lo que ordena y reglamenta la Constitución, el Congreso General y sus Cámaras”.

En pocas palabras, toda presión, amenaza o chantaje contra un legislador genera “vicios de voluntad”, delitos que se comenten contra la vountad de la víctima, sea mediante el uso de la fuerza física o mediante las amenazas, el chantaje o la presión política.

Por tanto, será nulo el voto de los diputados traidores, como es el caso de Carlos Miguel Aysa Damas, entre otros.

Y todos los votos de los diputados traidores pueden ser anulados y los diputados considerados víctimas de coerción.

Se los dije.