La iniciativa de reforma en materia electoral enviada por el Ejecutivo Federal a la Cámara de Diputados resulta transgresora de la autonomía y profesionalismo de los órganos electorales INE y TEPJF, consideró la Coparmex de la CDMX.

De aprobarse los cambios al Instituto Nacional Electoral y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la federación, dijo el organismo en un comunicado, se pondría en grave riesgo la imparcialidad, equidad, certeza y legalidad de las próximas contiendas y resultados electorales.

-Publicidad-

Tras calificar el proyecto como regresivo y que atenta contra la convivencia democrática, la Coparmex CDMX enlistó una serie de modificaciones que se pretenden realizar y que, a su juicio, son motivo de preocupación.

Señaló, por ejemplo, que la desaparición del INE y los Organismos Públicos Locales Electorales (OPLES) para dar paso a una elección de consejeros y magistrados por medio de un voto universal directo y secreto, debilitaría la autonomía de las instituciones electorales para alinearlas a la voluntad oficial.

Cuestionó también que se pretenda erradicar la facultad constitucional que tiene el Instituto para hacerse cargo del Padrón Electoral y dejándolo sólo con la atribución de conformar la lista de electores, pues ello pondría en grave riesgo la certeza y legalidad de los comicios.

El organismo deploró también el querer eliminar el financiamiento ordinario a partidos políticos favoreciendo al partido en el gobierno, pues ello abriría la puerta al financiamiento de candidatos por parte del crimen organizado.

Asimismo, señaló que la elección mediante sistema de listas por entidad federativa y reducción del número de legisladores conlleva un riesgo dado que dichas listas se confeccionan mediante acuerdos entre grupos políticos, lo que trasladaría la lealtad del funcionario electo al partido que lo postuló y no a la población que lo eligió.

La confederación patronal lamentó también que, de aprobarse la reforma, se cortaría de tajo con el servicio civil de carrera, columna vertebral que garantiza la eficiencia y profesionalismo electoral.

Además, la Coparmex CDMX consideró que, a menos de dos años de finalizar la actual administración presidencial, no es momento de modificar, cambiar o reformar a la autoridad electoral.

Debido a ello, hizo un llamado a los legisladores federales, especialmente a los que representan a la capital del país, para manifestar públicamente su rechazo a la iniciativa del Poder Ejecutivo.