Crece, como la espuma, el reclamo para que el presidente mexicano deje el cargo, por incapacidad, tanto mental como de lucidez.

Y, en efecto, no hay duda que López Obrador debe renunciar, de inmediato, al cargo de presidente de México.

En lo que existe duda es en las razones para esa renuncia.

Por eso, aquí algunos ejemplos.

Debe renunciar porque no entiende que su responsabilidad no es cuidar a bandas del crimen organizado sino, por ejemplo, a las victimas de feminicidio.

Debe renunciar porque el suyo tiene todas las características de un narco Estado, en donde bandas criminales, como la de El Chapo, son más protegidas en México, que las mujeres.

Debe dejar el cargo porque es su responsabilidad proveer seguridad a los ciudadanos todos; mujeres y niños primero. Pero nada le importa.

Debe irse porque pone en peligro la seguridad, la vida, el empleo y los bienes de por lo menos 120 de mexicanos.

Por su probada incapacidad mental. Y es que a pesar de que muchos dicen que Obrador es genial para la propaganda, lo que no entienden es su probada incompetencia para el ejercicio del poder. Y, casualmente, lo contrataron para gobernar, no para ser el payaso del pueblo.

Debe irse porque no reveló su estado de salud, física y mental, como prometió.

Porque es un mitómano con 18 mil mentiras en 400 días; 18 mil razones para que renuncia. La mitomanía, por cierto, es enfermedad mental.

Por su culpa en el “crimen de lesa humanidad” cometido contra el sistema de salud, que condenará a millones de mexicanos pobres a la muerte.

Te puede interesar:  ¿En qué gasolineras hubo irregularidades durante desabasto?

Por el crimen que significa acabar con las guarderías infantiles.

Por su culpa en la crisis mayor de violencia en la historia; más de 40 mil muertos en 14 meses de gobierno. Son 40 mil razones para que renuncie.

Por su culpa en la tragedia de Tlahuelilpan, causada por la mentira del desabasto de gasolina. Hoy el “Huachicol” está fuera de control y familiares de las víctimas están en el abandono.

Por liberar a “El Chapito” y otros capos, prueba de que AMLO se habría aliado con bandas criminales que habrían financiado su campaña.

Por violar la Constitución al expulsar a Eduardo Medina Mora de la Corte. Hoy nadie sabe las causas graves de ese golpe de Estado a la Corte.

Por violar la Constitución y la división de poderes en el caso Rosario Robles, la ex promotora de AMLO, hoy convertida en presa política.

Por violar la Constitución y el debido proceso a través de Santiago Nieto; el carnicero de AMLO para perseguir opositores y adversarios.

Por violar la Constitución al poner a México como policía de EU, ya que vivimos la mayor sumisión de México ante el presidente Trump.

Por traicionar a los más pobres, al destruir los sistemas educativo y de salud, que son las mejores armas para salir de la pobreza.

Por provocar el desempleo de millones de mexicanos, gracias a una política económica desastrosa que lleva a la quiebra al país.

Por la estulticia de no cambiar la política económica que llevó al país al crecimiento cero y que tiene en la quiebra a miles de empresas.

Por destruir derechos humanos e imponer una verdadera Piedra en la CNDH; institución que hoy es una vergüenza nacional.

Te puede interesar:  Ante robos y extorsiones, transportistas del Edomex amenazan con crear autodefensas

Por destruir el NAIM, la obra más grande en medio siglo y que terminará en otro Fobaproa que pagaremos todos los mexicanos.

Por atentar contra la figura del Amparo, emblema de los derechos ciudadanos contra los abusos del Estado.

Porque López Obrador ha convertido el ejercicio del poder en el mayor ejercicio de propaganda ilegal.
Porque Obrador corrompió al Ejército y la Marina con contratos de obra pública y los generales de cinco estrellas son contratistas y constructores, no defensores de los ciudadanos.

Por destruir los contrapesos institucionales que nos dimos todos a través de los órganos autónomos.
Porque con la nueva “Miscelánea Judicial” que preparan AMLO y Morena, se pavimenta el camino para una perfecta dictadura en México.

Porque al llegar al poder, Obrador ordenó la muerte de uno de los pilares democráticos; la libertad de expresión, hoy tocada de muerte.

Porque por órdenes de AMLO, han sido despedidos de sus empleos decenas de periodistas y críticos de los abusos de poder de AMLO.

Porque la puntilla a la democracia electoral será la muerte del INE, ya incluida en los planes de la dictadura de López Obrador.

Porque la “contrarreforma” judicial legitima el espionaje telefónico a todos los ciudadanos, lo que creará un Estado de terror.

Porque esa misma “contrarreforma” legitima la tortura como instrumento para obtener confesiones.

Porque por órdenes de Obrador, la titular de la SFP, Irma Eréndira Sandoval, solapó al mayor corrupto del sexenio, Manuel Bartlett.

Porque violando la Constitución, Obrador desapareció la división de poderes y hoy es dueño del Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial.

Te puede interesar:  En reunión de Pompeo y Ebrard, supuesto abogado de “El Chapo” se manifestó

Porque la “genialidad engañabobos” de rifar el avión presidencial es, en realidad, un doble engaño. Seis millones de mexicanos pagarán, por segunda ocasión, por un avión que no es de México y menos del presidente.

¿Son suficientes razones para exigir la renuncia de AMLO?

Porque la lista es aún mas extensa.

Se los dije.