Durante la conferencia matutina de este lunes Andrés Manuel López Obrador atacó a la UNAM y justificó la contratación de médicos cubanos, afirmando que la institución educativa envió a los estudiantes de medicina a sus casas.

De acuerdo con López Obrador, la UNAM envió a los practicantes de medicina a sus casas, afirmando que no querían atender a pacientes en lugares lejanos, culpando incluso a la “educación que recibieron”.

-Publicidad-

“Las enfermeras, la mayoría arriesgó la vida en la pandemia, hicieron algo extraordinario; pero hay una élite, que tiene un pensamiento retrógrada. Es como el caso, con todo respeto, de mi alma máter, de la UNAM; y yo siempre digo lo que pienso, no me voy a callar, a reclamarles de que enfrentamos la pandemia y en vez de convocar a todos los médicos estudiantes a enfrentar, a ayudar, se fueron a sus casas.

“Eso no debe de hacer las universidades, ni las públicas ni privadas, pero menos las públicas y mucho menos la UNAM”, agregó.

Razón por la que la UNAM mandó a sus estudiantes de medicina a sus casas

No obstante, AMLO olvidó mencionar que durante la pandemia, al inicio los estudiantes acompañaron a médicos profesionales en la lucha contra la Covid-19. Estos mayormente eran de las facultades de medicina de Iztacala y Zaragoza.

No obstante, ante la ola de contagios la UNAM comenzó a preocuparse por la integridad de los estudiantes, por lo que decidieron regresarlos a sus casas hasta que se tuvieran las condiciones y materiales necesarios para que ejercieran la medicina.

Lo anterior ocurrió en 2020 luego de la muerte de varios de los estudiantes practicantes de estas facultades, uno de ellos es  Jorge Alejandro López Rivas, quien falleció de covid-19 cuando estaba laborando en el Hospital General José María Rodriguez en donde no había condiciones necesarias.

Cabe destacar que en 2021 la UNAM retomó las prácitcas de los médicos de sus facultades. Sin embargo debido a la falta de atención y de insumos necesaros, tomaron la decisión de regresarlos nuevamente.

“Somos carne de cañón, mano de obra barata, con un raquítico apoyo económico de mil 800 pesos al mes,. Además de las largas jornadas de trabajo que tenemos para cumplir con el año de internado”, lamentaron tras el deceso de su compañero.

La Facultad de la UNAM, de esta manera, ofreció a su alumnado terminar con sus prácticas en otro momento para quien así lo quisiera. Y aprovechó para exaltar el compromiso social de sus alumnos frente a situaciones como la pandemia de coronavirus.

Con información de Universal