«Quisiera ser pared para que me hubieran defendido cuando un hombre me golpeó en el suelo afuera del metro para meterme a su coche»…

«Quisiera ser pared cuando un taxista me asaltó con pistola, me tocó y se quedó con mi ropa interior… ojalá me hubieran defendido así»…

Ese «quisiera ser pared» circuló el día de ayer en Twitter. Miles de mujeres compartieron y denunciaron su experiencia frente al acoso. Y la frase quisiera ser pared se usó luego de que hombres y mujeres defendieron paredes y monumentos que grupos de mujeres feministas pintaron en la marcha del pasado lunes en la CDMX.

Como siempre las acusaron de ‘feministas’ y ‘anarquistas’, pero esto va más allá de si se raya o no una pared.

El mismo lunes un grupo de mujeres chilenas se manifestaron en su país, pero la forma en la que lo hicieron llamó la atención del mundo entero. «Un violador en tu camino” del colectivo feminista Lastesis.

Cientos de mujeres con los ojos vendados cantaron y bailaron con una canción en la que critican el machismo en el que viven.

«Y la culpa no era mía ni donde estaba ni como vestía, el violador eres tú… El patriarcado es un juez que nos juzga por nacer y nuestro castigo es la violencia que ya ves… Duerme tranquila niña inocente sin preocuparte del bandolero que por tus sueños dulce y sonriente, vela tu amante Carabinero… El feminicidio, impunidad para mi asesino es la desaparición es la violación…”

El video de este performance, me erizó la piel. Me causó una sensación de alivio porque lograron lo que en México no. Que el mundo pusiera los ojos en su país, que les aplaudieran la protesta y que otras mujeres se sintieran identificadas.

Con ganas de hacer algo más. Sí, hay que gritar, marchar, protestar, rayar y quemar, porque todas «quisiéramos ser pared para que nos defendieran así», pero no, no lo somos y hay que hacer más.

@ViryOlarte