Luego de que se presentó el Paquete Económico 2020, se hizo evidente que a pesar de que el presupuesto para El Tren Maya se redujo un 57%, todavía representa la mitad del total de los recursos otorgados a la principal actividad económica de México; el Turismo, por lo que cabe preguntarse ¿y el otro 50% para qué va a alcanzar? 

Con 2 mil 500 millones de pesos (mdp), casi la mitad de todo el presupuesto que se le asignará a la Secretaría de Turismo, se pretende echar a andar el Tren Maya, pero con menos dinero que el que se tenía contemplado para su construcción, por lo que se prevé que realmente el gobierno, aunque es fan del “béisbol”, “ni picha, ni cacha, ni deja batear”.

El atole con el dedo:

Dado que los recursos asignados para 2020 son 57% menores de lo que se había contemplado al Tren Maya  que pretende abarcar los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, servirá sólo para continuar la elaboración de los estudios de preinversión, y el inicio de la rehabilitación de las vías férreas existentes de Palenque a Valladolid, mientras que por segundo año  se dejó sin dinero al Programa de Pueblos Mágicos de México.

Un verdadero desperdicio, pues el último año que los Pueblos Mágicos recibieron recursos fue en 2018, cuando se le otorgaron 500 millones de pesos, que tenían como objetivo la construcción de infraestructura y ordenamientos de estas localidades, y ahora que el turismo en México ha aumentado, deciden dejar de invertir a los destinos turisticos que tanto bien le han hecho a la economía en México.

¿Realmente hacia dónde va el Tren Maya?

Los 101 pueblos mágicos de diversas entidades del país, han quedado desamparados, mientras que se le apuesta al desarrollo turístico mediante el proyecto del Tren Maya que solo abarca cinco estados; haciendo que los pueblos mágicos se queden sin lograr su su objetivo; la diversificación en la oferta de productos turísticos ofertados al viajero y por tanto “menos entrada de capital” para estos destinos.

Por lo anterior cabe preguntarse, qué conviene más, si apostarle al ¿Tren Maya o a los Pueblos Mágicos?

MR