Venezuela. El «presidente encargado» de Venezuela, Juan Guaidó, ofrece una rueda de prensa ante sus seguidores en la Plaza Bolívar de Chacao, Caracas, para afrontar la nueva crisis política que divide a la nación sudamericana tras las el apoyo que recibió el presidente Nicolás Maduro por parte de las Fuerzas Armadas y el Tribunal Superior de Justicia (TSJ).

Guaidó también planteó tres exigencias: Cese de usurpación, gobierno de transición y elecciones libres.

-Publicidad-

Guaidó dijo que Venezuela despertó de la pesadilla el 23 de enero y celebró el ofrecimiento del gobiernos exteriores para dar «ayuda humanitaria» a Venezuela.

«Cada venezolano que recorrió las calles, cada hermano en todas partes del mundo despertó de una pesadilla. Ese día Venezuela despertó sin duda, de la pesadilla y la angustia de creer que estamos sometidos a vivir de esta manera», dijo. «Venezuela despertó para hacer sus sueños realidad», agregó.

El líder de la Asamblea Nacional reconoció el respaldo de países extranjeros de América y Europa a su autoporclamación como «presidente encargado»

«Dijimos sólo cuando contemos con apoyo internacional íbamos a dar el paso», dijo Guaidó antes de nombrar una lista de países que manifestaron su apoyo a la oposición venezolana, entre los cuales citó a EE.UU. y la Unión Europea.

«Van a tener los próximos días una prueba importante, primero con sus familiares, y con Dios por supuesto. Pero la segunda con todos los que pasan hambre y les faltan medicinas. ¿Van a dejar pasar a este legítimo poder?», señaló.

El líder opositor llamó a los militares inconformes con el Gobierno para sumarse a su intento de derrocar al régimen de Nicolás Maduro: «Maduro no protege a nadie, ni en el hambre, ni en la persecución, ni en nada. Aquí hay una posibilidad de patria», aseguró.

Contrapeso Ciudadano #Venezuela

#Mundo | Plaza Bolívar de Chacao, donde se realiza la declaración de la directiva de la Asamblea Nacional y de Juan Guaidó.

Posted by Contrapeso Ciudadano on Friday, January 25, 2019

Te puede interesar:  Dialogar con Maduro no sirve para nada