Luego de que el próximo titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Alfonso Durazo diera a conocer los 8 puntos que integrarán el Programa de Paz y Seguridad en la siguiente administración federal, el Presidente electo Andrés Manuel López Obrador reiteró que «el mal no se puede enfrentar con el mal», sino con el bien.

En su turno y presentado como el clímax de la conferencia, el tabasqueño reafirmó la importancia de la familia, el sentido de la colectividad y los valores culturales, ya que «el rompimiento de estos propicia la delincuencia».

-Publicidad-

El oriundo de Macuspana prometió prácticamente «abrir las puertas del paraíso» a México a través del combate a la corrupción y el bienestar del alma.

«Se necesita combatir la pobreza y fortalecer nuestros valores. La integración de la familia es fundamental, sobre todo en las familias mexicanas que son diferentes que en otros lugares del mundo. Allá (extranjero) esperan a que los hijos cumplan la mayoría de edad para que se vayan de su casa«, expuso López Obrador.

Por supuesto, no podría decirlo de otra manera tras el trayecto de sus vástagos, quienes han vivido a través de su padre con lujos y con cargos que les ha dejado en Morena.

Don Andrés Manuel agregó que únicamente se cuenta con la Policía Federal, ministerial, estatal y municipal, pero carecen de profesionalismo y de integridad. «40 mil polcías federales, no todos trabajan en lo operativo, casi la mitad están ocupados en funciones administrativas, ¿qué hacer con 20 mil elementos?«, dijo.

Por lo que el político tabasqueño dio su total respaldo a las Fuerzas Armadas, pues –dijo– la política siempre es optar entre inconvenientes y tiene uno que tomar decisiones. «Decidimos apoyarnos en las Fuerzas Armadas (…) En la Policía Militar y Naval a la Guardia Nacional«.

Antes del discurso del mandatario electo, Alfonso Durazo explicó que este plan contempla la creación de dicha Guardia Nacional integrando a elementos de las fuerzas militares, navales y federales, además del reclutamiento de hasta 50,000 nuevos elementos.

Durazo también prometió paz y que «se hará todo lo humanamente» posible para reducir los índices de violencia. Aseguró que pronto, los niños volverán a las calles a jugar, las madres podrán estar tranquilas y los hombres podrán ir a trabajar tranquilos… una regresión a la copia del «american dream» en México en los años sesenta. Es decir, un discurso para nada misógino y para nada con cierto grado de machista…

Al final, todos se tuvieron que esperar a que López Obrador finalizara su discurso pausado y el hecho es que los 8 puntos del Plan de Seguridad quedaron de la siguiente manera:

  • Erradicar la corrupción y reactivar la procuración de justicia
  • Garantizar el empleo, educación y salud a través de programa de desarrollo
  • Respeto y promoción de derechos humanos
  • Regenerar la ética de la sociedad
  • Reformular el combate a las drogas
  • Consejo de la construcción de la paz
  • Recuperación y dignificación de las cárceles
  • Plan de Seguridad Pública

MO

Te puede interesar:  Producción en Pemex alcanzó sus niveles más altos con Fox, cayó con AMLO