Este martes, Petróleos Mexicanos (Pemex) anunció que luego de un año de trabajos encontró que las reservas 3P (probables, probadas y posibles) del campo Ixachi son mayores a las proyectadas originalmente.

El director general de Pemex, Carlos Treviño, dijo que se trata del descubrimiento más importante en tierra en los últimos 25 años.

-Publicidad-

Al principio se calculó que el yacimiento tenía reservas por 360 millones de petróleo crudo, pero que tras la perforación de dos pozos éstas aumentaron a más de mil millones de barriles.

Sin duda este anuncio trae múltiples posibilidades de desarrollo para zonas concretas de nuestro país y para la economía mexicana en su conjunto. Pero, quizá por ello mismo, las declaraciones de Treviño se quedaron cortas y recordaron un poco a aquellas del expresidente José López Portillo en 1976 sobre “acostumbrarse a administrar la abundancia” tras el descubrimiento de Cantarell.

Naturalmente, es deseable que hoy la historia sea distinta, pues sabemos cuán irresponsablemente se “administró” esa abundancia, desaprovechada como motor de crecimiento y desarrollo nacional, y acaso botín a lo largo de las últimas décadas.

«México tiene perspectivas de extraer más petróleo del mar del que ha extraído en tierra firme«, declaró el 1 de septiembre de 1979 el expresidente López Portillo.

«Nos encontramos (en el mar) con yacimientos en su mayor parte someros y abundantes, y donde las maniobras de trabajo no interfieren con nadie«, expresó el mandatario al presentar su informe anual de gobierno.

En su mensaje, curiosamente muy parecido en el sentido al que apunta el Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que «las reservas petrolíferas actuales, que probadamente son de más de 40.000 millones de barriles, significan que México tiene asegurado petróleo para los próximos sesenta años … México empezará a tener excedentes petrolíferos reales en 1980, dos años antes de lo previsto», dijo López Portillo.

El presidente dijo que las reservas de hidrocarburos representan para su país la solidaridad «con una humanidad lesionada por una crisis energética sin precedentes«. ¿Suena parecido?

Pemex, a raíz del esquema de competencia abierta que trajo la reforma energética, hoy se enfrenta al reto de estar a la altura de otras grandes petroleras operativa y tecnológicamente. El gobierno entrante deberá ahora ser mucho más eficiente, innovador y transparente.

MO