Con las reformas a la Ley de Residuos Sólidos que prohíben la comercialización y entrega de bolsas de plástico de un solo uso en la Ciudad de México, algunas de las empresas del sector están trabajando a entre 10 y 20 por ciento de su capacidad, señaló Aldimir Torres, presidente de la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (Anipac). 

«Somos una asociación que cree en las autoridades y las instituciones, pero estamos para trabajar con ellas, no contra ellas. Necesitan incluirnos en las mesas de diálogo. No queremos que se revierta la ley, que sea más técnica, responsable e incluyente. Es más grave que portar un arma en la Ciudad de México, eso es ridículo», expuso en conferencia. 

-Publicidad-

De acuerdo con el representante de la industria, que en la Ciudad de México involucra a 141 empresas, esta medida ha impactado incluso fuera de la entidad. 

Afirmó que con las multas establecidas por hasta 168 mil pesos se están presentando casos de corrupción, principalmente en Tlalnepantla y Naucalpan, Estado de México. «Hemos tocado la puerta. No éramos escuchados. La industria que se dedica a crecer, generar riqueza para las entidades del país no miente, nos dedicamos a hacer productos. Prohibir no es el camino adecuado. Tenemos que dialogar, comentar», aseveró. 

Además, Torres señaló que el decil más bajo de la población es el que ha sufrido el mayor impacto de la prohibición de bolsas de plástico. 

«La gente que más recicla en el país es la de menos recursos. Y es la población que creemos se ha visto más afectado de esto, esas bolsas eran cuando menos utilizadas para la basura», expuso. 

MR