Chiapas. Al parecer los políticos aún no pueden engañar a todos los mexicanos, prometiendo cosas que no cumplirán, así lo dejaron ver un grupo de habitantes del municipio de Escuintla, quienes optaron por incendiar la presidencia municipal, ya que su gobernante no cumplió con las promesas de obras municipales.

El incendio fue la última actividad de las protestas, ya que anteriormente comenzaron con un bloqueo en la carretera federal Tapachula-Arriaga, nueve horas después, elementos de la Guardia Nacional, Policía Federal y estatales, abrieron el paso a los automovilistas.

Tras ser retirados, se fueron al Palacio Municipal para seguir con sus protestas, hasta ahí llegaron elementos de la Policía Antimotines para desalojarlos, deteniendo a varias personas presuntas responsables del incendio.

EHS