Coahuila. Vaya que un padre hace hasta lo menos pensado por sus hijos, así lo demostró el señor Juan Antonio Esparza Ramírez, quien decidió atarse con cadenas a la puerta de la escuela Miguel Hidalgo, a consecuencia de las irregularidades por parte del plantel educativo.

Junto con este acto, también colocó una manta en donde hace sus demandas, de esta forma no dejo entrar ni alumnos ni maestros hoy que inició el curso escolar.

No permitió la entrada al plantel
-Publicidad-

Una de las demandas importantes es que su hija a sido víctima de discriminación desde hace tres años lo cual las autoridades del plantel han hecho caso omiso, por lo que de esta forma exige que se realicen las investigaciones pertinentes.

Otras demandas que orillaron a este padre de familiar a realizar esta protestas, es que los maestros humillan a los alumnos, la nula rendición de cuentas de las actividades y las malas condiciones en las que se encuentra la escuela.

EHS