El pasado mes de septiembre, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) confirmó la pérdida de registro de los partidos políticos Nueva Alianza (Panal) y Encuentro Social (PES), dado que no lograron obtener el tres por ciento de la votación en las elecciones federales del pasado 1° de julio.

Ahora la situación no pinta nada bien para los partidos, al tener escaso –casi nulo– patrimonio, tendrán que saldar todo lo pendiente con cuentas bancarias, venta de autos, inmuebles y equipo que tengan. Por si fuera poco, se sabe que tienen adeudos fiscales y crediticios, además de multas electorales.

-Publicidad-

El PES tiene “compromisos” de más de 117 millones de pesos, pero como no reportaron tener autos ni edificios propios, se espera que sus sillones de más de 90 mil pesos salgan en la venta de liquidación. Mientras tanto, la situación del Panal es un poco favorable –sólo si se compara con la que vive el PES– pues ellos cuentan con una deuda de casi 30 millones de pesos, debido a las anomalías que presentaron en la campaña electoral, la cual tendrán que tratar de saldar entregando sus 36 automóviles, 15 motocicletas, 5 cuatrimotos y una pantalla, que son los bienes que declararon.

Pese al millonario financiamiento público del que gozaron los partidos mientras tuvieron su registro, ahora parece que todo lo que tienen es rentado. Sin embargo, el Reglamento de Fiscalización del INE tiene como prioridad que se liquide a los trabajadores, posteriormente será el pago de obligaciones fiscales, seguidas de las multas por parte del máximo órgano electoral del país y, si llegaran a quedar recursos –poco probable– se atenderán otros compromisos con proveedores y acreedores.

Te puede interesar:  Consulta contra expresidentes no cuesta 8 mil mdp, que el INE solicite voluntarios: AMLO