L

a relación AMLO-Pemex no ha sido tan buena como el presidente lo hubiera querido o pensado, recordemos que esta empresa paraestatal fue la involucrada en el primer gran problema de este gobierno: el huachicol.

-Publicidad-

Ahora el tema es saber si Petroleos Mexicanos (Pemex) funcionará como palanca de desarrollo nacional, como lo presume López, o no, como lo muestran las estadísticas. Como ya estamos acostumbrados, mientras que las cifras dicen una cosa, Obrador con sus «otros datos» muestra otra completamente diferente.

Recordemos que durante este primer semestre de gobierno, Pemex no ha gozado de sus mejores etapas de producción, apenas en mayo pasado se registró la tercer caída mas fuerte cuando la producción de hidrocarburos líquidos registró poco mas de un millón y medio de barriles diarios, en marzo el registro marcó casi un millón 700 mil barriles y en enero fue de un millón 623 mil barriles diarios de acuerdo con la información de la empresa petrolera.

Petróleos Mexicanos (Pemex) no esta pasando por su mejor momento en canto a la producción de hidrocarburos.

RESCATANDO A PEMEX

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que Pemex volverá a ser  la palanca para el desarrollo nacional a partir del año 2022, motivo por el que se invertiría por tres años para poder rescatarla. El plan se centra en que desde el segundo semestre de su gobierno, el dinero que salga de la petrolera funcione como apoyo en las finanzas públicas.

Obrador logra sacar algo que Pemex será incapaz de dar

Obrador recordó que «hasta hace poco el Presupuesto Nacional se integraba con aportaciones de la industria petrolera, de cada peso el Presupuesto, 40 centavos se originaban de la producción petrolera, no aspiramos a tanto para que Pemex se quede como una empresa consolidada pero si pensamos que habrán excedentes para impulsar el desarrollo del país»

Te puede interesar:  En tiempos de AMLO se han desaparecido 8353 puestos de funcionarios públicos 

PEMEX NOMÁS NO SE AYUDA

Las cifras podrían despertar a López Obrador de este gran sueño, ya que en los números sobre la caída de producción en mayo pasado que presentamos anteriormente, podemos ver que se registró también como la segunda cifra más baja desde 1990 con un millón 663 mil barriles diarios.

Para no viajar tan lejos en el tiempo, podemos señalar que la producción de hidrocarburos cayó 10.1% en mayo si hacemos la comparación  con el mismo mes del año pasado, ya que en ese momento la producción de crudo fue de un millón 850 mil barriles diarios.

Pemex registró la producción mas baja registrada desde 1990.

En cifras globales, en estos primeros cinco meses del año Pemex registró un promedio de un millón 670 mil barriles diarios de producción, es decir, 10.6% menos del promedio de producción obtenido en los mismos meses del 2018.

Según Octavio Romero, director de Pemex, nuestro país debe alcanzar la meta de un millón 713 mil barriles diario a finales de este año, cifra que se ve muy lejana con los números que presenta la paraestatal en estos momentos.

AMLO SE CIEGA

Como ya se volvió una costumbre en este sexenio, el presidente Obrador se ciega ante las cifras oficiales y prefiere presumir sus otros datos, los cuales siempre le dan la razón a lo que quiere hacer o decir.

Tras negar que Pemex no pasa por su mejor momento, aseguró que «se detuvo la caída en la producción, yo tengo otra información y está estabilizada la producción y ya no tiene nada que ver; es cosa hasta de poner una gráfica para contestar a los expertos de cómo venía cayendo la producción de manera peligrosa».

Te puede interesar:  “Hanna” deja 3 muertos y 4 desaparecidos al norte de México
Según los datos de AMLO, Pemex vive su mejor momento.

Pero no solo se quedó ahí, sino presumió que «se acabó la corrupción en Pemex y ya no hay corrupción tráfico de contratos y compras con sobreprecio, como se hacía anteriormente«. Gracias a esto, refirió que «estamos ahorrando, lo que costaba mil millones de dólares ahora se paga en 700 mil dólares, es decir, tenemos un ahorro en la producción de Pemex de hasta el 30 por ciento».