La diferencia entre una democracia y una 

                                                                   dictadura consiste en que en la democracia 

        puedes votar antes de obedecer las órdenes

-Charles Bukowski

 

“No puede haber una sociedad floreciente y feliz cuando la mayor

 parte de sus miembros son pobres y desdichados”

-Adam Smith

 

                  “Erradicar la pobreza no es un acto de caridad, es un acto de justicia”

-Nelson Mandela

 

«Por el bien de todos, primero los pobres», es la frase que por más de una década pregona el gobierno. Más allá de las promesas trilladas, olvidemos un instante la realidad en materia de bienestar social que vive nuestro país, es momento que la imaginación se apodere de un quebranto paradigma y seamos ricos. Hoy el nivel de vida es superior que los antepasados y nuestros hijos tendrán herramientas que mejorarán sus condiciones. Cuidemos de no volvernos pobres, generemos empleos y estabilidad económica.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) define pobreza como: “multidimensional, situación en la que se encuentra una persona cuando no tiene garantizado el ejercicio de al menos uno de sus derechos para el desarrollo social, y si sus ingresos son insuficientes para adquirir los bienes y servicios que requiere para satisfacer sus necesidades mínima

Este organismo gubernamental presentó hace unos días un estudio denominado “10 años de medición de pobreza en México 2008-2018”, en donde reveló que en México la situación de pobreza se incrementó en los últimos años de 49.5 a 52.4 millones. Es preocupante conocer que las entidades con el mayor número de habitantes con escasos recursos son: Chiapas, Guerrero, Oaxaca y Veracruz. ¿Es adecuada la estrategia para combatir la pobreza?

El Dr. Armando de la Torre director de la Escuela Superior de Ciencias Sociales de la Universidad Francisco Marroquín, autor de 100 obras comentó en su exposición desde 2013 “las decisiones políticas de los gobernantes, quienes se empeñan en mantener a los pueblos sumidos en la pobreza”. El gobierno posee instrumentos de recaudación tributaria que distribuye en programas sociales, desde siempre en un interés clientelar y bono electoral para mantener el poder y no el firme propósito de erradicar la pobreza.

El medio empresarial es generador de riqueza. Entonces el gremio corporativo forja las condiciones y niveles de vida que lo gubernamental reparte. En la ponencia el DR. Armando explica: “ la pobreza no tiene causas puesto que es el estado natural del hombre en tanto que la riqueza ha permitido a la humanidad superar la esperanza media de vida”, la pobreza no hay que crearla, está”. 

Las cifras son desalentadoras, peor saber que el gobierno no retira de la pobreza a nadie, sólo canaliza las políticas públicas de financiamiento a las clases “bajas”. Destacan el aparente asistencialismo y las dadivas disfrazadas en soluciones. ¿Por qué no estudiar las causas de la riqueza? 

En el colectivo social existen diferentes expresiones relacionadas con el tema: “Pobreza mental, de condiciones, de poder adquisitivo, del alma, sentimiento, sueños, pensamiento, inclusive situaciones adversas de escasez de comida y agua como en África”. Coincido que el concepto es relativo.

Nacemos y morimos sin nada. ¿El hombre vive como piensa o piensa cómo vive? ¿Generamos nuestra realidad? La pobreza es la ausencia de lo básico para subsistir como seres humanos. En un quebranto de paradigma debemos estudiar las causas de la riqueza como mecanismo para mejorar las condiciones adversas de los más desprotegidos. Es necesario formar con los empresarios un cambio social con oportunidades de empleo. No se debe idealizar la distribución del recurso para otorgar igualdad. Leímos esta columna política, estamos vivos, somos ricos.

Facebook: Escritor Gonzalo Romero

Contacto: 5513589593

Email: [email protected]