México.- Ante la muerte de dos sacerdotes jesuitas en Cerocahui, Chihuahua, la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) se pronunció al respecto.

Mediante un comunicado, el organismo condenó los hechos acontecidos el lunes 20 de junio en la parroquia de Francisco Xavier en dicha región, donde tres personas fueron asesinadas, entre ellas los sacerdotes jesuitas Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar, por un comando armado.

-Publicidad-

El asesinato de estos dos reconocidos sacerdotes nos recuerda la situación de violencia extrema y vulnerabilidad que enfrentan las comunidades de la Sierra Tarahumara en Chihuahua”, señaló Guillermo Fernández-Maldonado, representante en México de la ONU-DH.

Pidió a los tres niveles de gobierno atender el caso y dar seguridad a personas en situaciones de riesgo.

“Ante estos crímenes aliento a los tres niveles de gobierno a implementar de manera efectiva el plan de contingencia que fue acordado en 2016 para prevenir y responder a los ataques contra personas defensoras y periodistas en el estado”, agregó.

Demandó, además, que se implementen medidas de protección a la Sierra Tarahumara de forma inmediata y de forma prioritaria tomando en cuenta que estas son zonas aisladas.