El nuevo periodo ordinario de sesiones, instalado el día de ayer y que arranca formalmente con los trabajos legislativos este martes 3 de septiembre, será fundamental para el cambio tan prometedor que hasta ahora no ha ocurrido y donde el contrapeso de los poderes se ha desdibujado e incluso en algunos casos vulnerado.

El Poder Legislativo es fundamental para consolidar un proyecto de nación, pero esto no puede ser a base de imposiciones o “mayoriteos” sin más argumento que el de la petición de un “jefe máximo”. De ahí el importante papel que deberá jugar la oposición: responsable, exigente y no complaciente.

-Publicidad-

Un tema que MORENA buscará secar adelante y de los primeros en la lista del periodo que inicia es la revocación de mandato y consulta popular. La Cámara de Diputados aprobó en lo general y en lo particular, con mayoría calificada (352 votos a favor) la reforma y adición de artículos a la Constitución Política en esta materia, estableciendo el procedimiento para que la revocación de mandato pueda ser aplicado al presidente de la República, gobernadores y jefe de Gobierno de la CDMX. Sin embargo, ésta merece modificaciones si realmente se quiere empoderar al ciudadano, de lo contrario esta reforma amenaza con convertirse en una herramienta al servicio del poder. Para enriquecer el debate presenté una iniciativa en materia de revocación de mandato y consulta popular que privilegia al ciudadano y les da el derecho único y exclusivo para solicitar y participar en las consultas de revocación de mandato, esto es contrario a la propuesta que ellos plantean y que a la letra dice: «La revocación del mandato del Presidente de la República se sujetará a lo siguiente: será convocada por el Congreso de la Unión a petición del Presidente de la República y el equivalente al treinta y tres por ciento de los integrantes de cualquiera de las Cámaras del Congreso de la Unión». Con esta propuesta, de fondo lo que se pretende es empatar la revocación de mandato, a petición del presidente, con la elección constitucional del 2021, lo cual claramente tiene como objetivo aprovechar el aparato de gobierno para orientar el voto a favor de sus candidatos. Por lo tanto, esto es totalmente inaceptable.

MORENA no quitará el dedo del renglón en la aprobación de leyes y reformas encargadas por el presidente, entre las que también se encuentran la Ley de Amnistía, la Ley de Austeridad Republicana, la eliminación del Fuero Constitucional para el Ejecutivo y legisladores, Reformas a la Ley General de Salud y creación del Instituto de Salud para el Bienestar que sustituirá al Seguro Popular; dos temas trascendentes y de especial atención ante lo acontecido en últimos días en materia de salud,  así como modificaciones a la Ley del Sistema Nacional Anticorrupción y otros tópicos que se han fijado como prioridad para el grupo parlamentario mayoritario; aunque la oposición deberá estar atenta para detener, al menos en lo que en materia de reformas constitucionales se refiere, cualquier exceso que quiera terminar con los avances democráticos en nuestro país.  

Mala señal para la democracia: 

En la cámara de diputados Morena se mantiene al frente de la Mesa Directiva hasta el 5 de septiembre. Con 259 votos en contra para que se diera la rotación, se impidió la alternancia entre las tres principales fuerzas políticas como lo establece la ley. La maniobra busca tiempo para modificar la ley fast track y terminar con un avance histórico de la izquierda en nuestro país, que era el reconocimiento al derecho de las minorías parlamentarias de presidir estos órganos de dirección.

Senador Juan Zepeda Hernández