Durante el segundo y último debate de los candidatos a la dirigencia nacional del PRI, el ex gobernador de Campeche y candidato a la dirigencia del partido Alejandro «Alito» Moreno señaló que él, a diferencia de sus rivales, que en varias ocasiones realizaron acusaciones de corrupción durante su gestión en Campeche, tiene mucho que proponer y nada que esconder.

«Queremos un partido fuerte y sólido, con una dirigencia firme y clara, para lograr ser una oposición critica, además de prepositiva pensando en el bienestar de las familias mexicanas» señaló Moreno durante el debate llevado a cabo en el Auditorio Plutarco Elías Calles de la sede nacional del PRI

Asimismo, destacó que el PRI debe de ser un partido comprometido con su militancia y, sobre todo, que proteja los derechos de todos los ciudadanos.

Agregó que, actualmente, «hay un gobierno sin experiencia, sin brújula, ocurrente. Por eso, debemos construir un partido que señale, que critique y que sea una alternativa para la sociedad».

Además, ratificó que «necesitamos un PRI moderno, que debata, que proponga, el PRI que vuelva a hacer que ganemos la elección y que ganemos el poder».

Finalmente se comprometió a crear esa unión que le hace falta al partido pero además dijo que de llegar a la presidencia del partido tricolor trabajará «por los grupos que más lo necesitan, siempre comprometido con su militancia, para ser una oposición crítica asertiva y socialmente sensible a los temas que afectan a los mexicanos»

No hay que olvidar que su rival, Ivonne Ortega ha señalado a Moreno Cárdenas de ser el «candidato de las cúpulas» y de tener el respaldo de la dirigencia encabezada actualmente por Claudia Ruiz Massieu, por lo que no fue raro que durante el debate una mujer y el resto del auditorio asistente le gritara: «Alito, corrupto»

Te puede interesar:  Alejandro Moreno inaugura inicio de clases en Escuela Nacional de Cuadros

CHG