Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores, defendió la intervención de la cancillería en asuntos de política interior. Esto al negar que actúe como vicepresidente del país porque en México no existe esa figura, no aspira a nada más que cumplir con su trabajo y porque «tenemos mucho  presidente y no necesitamos vicepresidentes».

Al comparecer en el Senado, la oposición criticó el despliegue de la Guardia Nacional para regular el flujo migratorio, le cuestionó su intervención en política interna, la permanencia de migrantes que convierten a México en tercer país y la decisión del gobierno de conceder asilo sólo a personajes con los que hay convivencia y afinidad política, como Evo Morales.

 

MR

Te puede interesar:  Republicanos buscan bloquear aranceles propuestos por Trump