México.- Hoy termina el asunto de la rifa del avión presidencial, al menos en el discurso. Sin embargo, en realidad todo se trata de una farsa del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien en campaña presidencial prometió que este sería vendido.

Al final, AMLO no logró venderlo y solo generó gastos por 24.9 millones de pesos, que fueron estimados mediante  el tipo de cambio promedio del 2019 (18.8642 pesos por dólar) y 2020 (21.6356 pesos por dólar), según los datos del Banco de México.

-Publicidad-

Una vez que la venta del avión presidencial fue un fracaso, porque el mandatario pretende venderlo en el mismo precio que fue comprado y acondicionado, surgió la propuesta de rifarlo.

La propuesta desató una ola de memes en redes sociales por parte de aquellos que recordaban que no cualquiera tiene un hangar donde estacionar el avión presidencial

¿Se imaginan el avión estacionado en Iztacalco?

Posterior a ello, AMLO reculó y mencionó que en realidad tampoco se rifaría el avión presidencial, solo lo usaría como gancho para vender cachitos de la lotería a los mexicanos y con ello, supuestamente: Comprar medicamentos para niños con cáncer, comprar ventiladores, construir escuelas, apoyar a los deportistas o lo que sea que estuviera en la opinión de los críticos al mandato de la 4T.

Lo anterior aún cuando el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, el 10 de febrero pasado, entregó un cheque al mandatario por 2 mil millones de pesos, que provenía de la lucha contra la corrupción en el país y que bien pudieron ser utilizados de manera directa en cualquiera de los problemas mencionados en el párrafo anterior.

Al final, AMLO no logró vender los 6 millones de cachitos para la rifa del avión presidencial y de acuerdo con el último informe de la Lotería Nacional, sólo recabó 2 mil 89 millones de pesos. Es decir, prácticamente el mismo dinero que tenía en su poder desde febrero.